Armstrong perdió 75 millones de dólares en patrocinios tras su escándalo

0

75 millones de dólares. Esa es la cifra que le supuso a Armstrong el descubrimiento por parte de la USADA de que había estado inmerso en una enorme y compleja trama de dopaje continuado desde su regreso al mundo del ciclismo. 75 millones de dólares que le supuso el perder patrocinadores de marcas tan prestigiosa como Nike.

75 millones de dólares es la cuantía que el propio Armstrong, en su confesión pública de dopaje en el show de Oprah Winfrey, admite haber perdido desde entonces en concepto de patrocinadores. Y entre todos ellos, el propio Armstrong ha reconocido que, a parte de lo económico, el momento más duro para él dentro de este apartado fue cuando recibió la llamada de Nike para comunicarle que, desgraciadamente, no podía continuar recibiendo su apoyo desde la marca norteamericana. Ni él ni su fundación Livestrong, una fundación de la que dejó de ser parte de su junta directiva el pasado 04 de noviembre por renuncia expresa del norteamericano y que ha vendido más de 80 millones de las conocidas pulseras amarillas.

No debemos de olvidar que Nike había sido hasta entonces el dique de contención en el que se amparaban el resto de sponsors y patrocinadores del norteamericano. Cuando saltó el escándalo de las acusaciones por parte de la USADA, en un primer momento pocas fueron las marcas de manera rauda retiraron el apoyo al norteamericano como ya hemos comentado en MD. La permanencia del gigante Nike, que se resistía a retirar el apoyo a una de las grandes figuras de la marca a nivel mundial, ejercía de presa en la que se apoyaban otros muchos patrocinadores y que evitaba fugas masivas del patrocinazgo del norteamericano. Sin embargo, tras ver el devenir del caso y, sobre todo, tras el anuncio del propio Armstrong de renunciar a su defensa, lo que muchos vieron como una estrategia para evitar sacar a la luz declaraciones de testigos e involucrados en el caso, Nike se vio obligada casi a retirarle todo su apoyo tanto a él como a su Fundación, lo que provocó la retirada masiva del resto de sponsors que aún permanecían junto al norteamericano al rebufo de Nike.