Apple “echa” a Bose de sus tiendas por su guerra en la NFL

0
  • Apple reacciona al ataque de Bose vetando a Beats y retira de sus tiendas todos los productos de la marca Bose
  • Apple adquirió hace tan sólo unos meses a la marca Beats by Dre por 3.000 millones de dólares

Muy probablemente nunca una estrategia de marketing haya estado tan condenada al fracaso como la puesta en marcha por parte de Bose, una conocida marca de auriculares, dentro de la NFL, una estrategia que ya ha comenzado a dar resultados a pesar de que, evidentemente, no en el sentido que esperaban dentro de la compañía.

La estrategia de Bose fue puesta en duda por muchos especialistas incluso desde antes de su implantación, cuando todo en el sector no pasaba de ser un rumor más y antes incluso de que la NLF y la propia compañía dieran oficialidad al pacto acordado. Y esas dudas partían de una serie de condicionantes que, ahora, algunas semanas después de su implantación, han corroborado lo erróneo de la multinacional con la puesta en marcha de esta medida.

Objetivo: Vetar a Beats en la NFL

La noticia la adelantábamos en Marketing Deportivo MD hace tan sólo unas semanas: la NFL anunciaba el acuerdo alcanzado con Bose, multinacional que había venido a sustituir a Motorola en la organización, una firma que abonaba hasta 40 millones de dólares a la liga.

Tras mucho buscar, al final la NFL encontró en Bose al sustituto ideal que, como parte del acuerdo para sustituir a Motorola, impuso una condición que no era, para nada, nueva dentro del mundo del marketing deportivo. Sin ir más lejos, la última estrategia similar la podíamos encontrar en el pasado Mundial de Brasil 2014 y casi con los mismos protagonistas.

Bose y la NFL anunciaron así una alianza en virtud de la cual se prohibía a los jugadores de la NFL lucir otros auriculares en actos oficiales, prolegómenos de partidos y ruedas de prensa, diferentes a los de la compañía, en un claro intento de vetar a Beats, los casos de Dr. Dre, que son tendencia en el mundo del deporte en los últimos meses.

Misma estrategia de Sony en Brasil 2014

Bose copiaba de este modo, y de una manera literal, la estrategia que ya puso en marcha en el pasado Mundial de Brasil 2014 la firma japonesa Sony para intentar vetar, nuevamente, al que se ha convertido en el enemigo común de todas las compañías de auriculares de los últimos tiempos: Beats, que con una estrategia basada en patrocinio de grandes deportistas, y sin desembolsar ni un sólo dólar en el patrocinio de grandes eventos deportivos, lograba colarse en los mismos mediante la vía de los jugadores y deportistas.

Sin embargo, la estrategia puesta en marcha por Sony no dio a la compañía los resultados esperados. Es más, provocó el efecto totalmente contrario. Así, la clandestinidad a la que se sometió a Beats fue el mejor reclamo para que los aficinados quisieran disponer de esos cascos prohibidos.

Apple responde vetando a Bose

Tan sólo una semana después, informábamos de la casi imposibilidad de hacer frente a esta medida por parte de Bose. Y por una cuestión meramente económica. Todos los esfuerzos de Bose y de la propia NFL por cumplir con dicho acuerdo caían en saco roto por la propia normativa de la NFL: la liga imponía una multa de 10.000 dólares por infringir la norma, una multa casi irrisoria si tenemos en cuenta los acuerdos que tiene Beats con los principales embajadores de la firma a nivel mundial dentro del mundo del deporte, un acuerdo en la mayoría de los casos con muchos más ceros que los que tiene la multa de la NFL y que motivan que al jugador le sea más provechoso hacer frente a la multa que a la posible ruptura de su contrato con Beats.

Pero esta no es sólo la única muestra del fracaso de Bose. La firma norteamericana se ha visto, de buenas a primeras, inmersa en un enorme enredo por no calcular las posibles consecuencias de la implantación de su estrategia, una estrategia que ya desde dentro de la propia compañía admiten del error de ponerla en marcha. En los últimos días se ha podido conocer otra de las consecuencias de la puesta en marcha de dicha acción por parte de Bose: la firma y sus productos han sido expulsados de manera tajante de todas las tiendas Apple, donde tenían un lugar preferencial como complemento para los productos estrellas de la “Manzana“. Y todo tiene una explicación.

Hace tan sólo unos meses, Apple adquiría la firma de auriculares Beats by Dre por 3.000 millones de dólares, una cantidad que tuvo como efecto inmediato dentro del mundo del deporte que algunos de sus embajadores, los de Beats, se llevaran una buena cantidad por la venta como consecuencia de las condiciones con las que Beats remuneraba a sus grandes representantes. Así, por ejemplo, LeBron se llevó un pellizco de 30 millones de dólares con la venta a Apple.

Esa adquisición ha sido motivo más que suficiente para que Apple considere el ataque de Bose a Beats como un ataque a la propia marca de la manzana. Y ha tomado represalias. Apple ha retirado todos los productos de la marca Bose de sus Apple Stores, tanto de las tiendas físicas como de las tiendas online, un duro varapalo para Bose que pierde así una de las líneas de distribución sobre las que asentaba su negocio. En definitiva, una muestra más de una mala estrategia donde no se calcularon, evidentemente, sus consecuencias.