Al final, Totti será definitivamente nuevo jugador Nike

0

Allá por el mes de Julio de este año debatíamos en MD la nueva puerta que la llegada de la firma norteamericana Nike a la AS Roma había abierto para que el que fuera una de las grandes insignias de la marca de Oregon hace años, el italiano Francesco Totti, volviera a la que en su día fue su marca tras una ruptura no muy cordial para ninguna de ambas partes.

Hoy, casi tres meses después de aquello, ya podemos afirmar que los presagios que vaticinaban esta supuesta reconciliación entre marca y jugador se han hecho realidad. Pero para conocer los detalles en los que se ha fundamentado la operación, cabe describir con precisión el escenario en el que se han movido los protagonistas de esta historia en los últimos años.

Año 2004. Italia debuta en la Eurocopa de Portugal de aquel año ante la selección de Dinamarca, un encuentro que finaliza con empate a cero en el marcador entre otras cosas por la excelente actuación de ambos guardametas bajo sus respectivas porterias. Sin embargo, más allá de lo deportivo, fuera de los terrenos meramente futbolísticos, una dura disputa estaba a punto de comenzar en el ámbito del marketing entre una de las grandes estrellas de aquella selección italiana, Francesco Totti, y la firma que le sponsorizaba, la multinacional Nike. Nada más concluir el encuentro, preguntado por la pobre actuación que había tenido durante el mismo, hecho éste que destacó aún más porque como decimos era uno de los buques insignias de aquella selección, el crack italiano trasladaba toda la responsabilidad de su discreto partido a la firma norteamericana Nike, a la que acusaba de haberle ‘forzado’ a utilizar unas botas que, en palabras de Totti, “me hicieron sentir como si tuviera los pies en arena caliente. Nunca antes me había ocurrido algo así. Tengo dos grandes ampollas en los pies”, sentenció. “Yo quería usar las botas viejas, pero el patrocinador me obliga a ponerme unas nuevas. Tengo un contrato. No se puede hacer nada”, confesó un Totti que criticó duramente las nuevas Air Zoom T90 de Nike.

Esa actitud del jugador propició que en la marca norteamericana se sitieran traicionados desde dentro de su propia casa, con uno de sus principales embajadores en el fútbol europeo y que hacía añicos, con apenas dos minutos de declaraciones en rueda de prensa, la campaña que la firma había preparado para el lanzamiento de ese nuevo modelo de zapatillas. La reacción del italiano sorprendió aún más en la sede de Nike sobre todo porque hacía tan sólo unos meses ambas partes habían firmado un suculento contrato que reportaría al jugador nada más y nada menos que 500.000 euros de entonces por cada año que tuviera de relación.

Lo cierto y verdadero es que, de alguna manera u otra, esas manifestaciones provocaron que la relación entre las partes fuera enquistándose peligrosamente hasta provocar que el contrato que les unía no fuera renovado a su conclusión, algo que ‘celebraron’ en ambos lados como el que si de un peso de encima se quitaran.

Desde ese momento, el crack transalpino decidió no vincularse de manera extensa y exclusiva a una marca en concreto sino que optó por encontrar unas botas que le permitieran desplegar el enorme fútbol que llevaba dentro sin preocuparse de nada más. Así, Totti disputó sus encuentros desde entonces con botas de las firmas Kappa y Diadora aunque con una peculiaridad: pocas veces eran visibles en las mismas las marcas de ambas entidades, lo que daba a pensar que el jugador no estaba comprometido formalmente con ninguna de ellas. Incluso volvió a utilizar el mismo modelo que usaba cuando estaba en Nike aunque, también, con los logos borrados.

Y así transcurría el asunto hasta que la firma norteamericana firmó un sustancial contrato con la AS Roma, club en el que milita Totti, por el cual la marca se convertiría en nuevo sponsor técnico del club a partir de la temporada que viene. Este hecho provocó este mismo verano un acercamiento entre las partes hasta el punto que no fue difícil ver al italiano entrenar e incluso disputar algún encuentro de la gira de pretemporada de la AS Roma con botas Nike.

Y esa posibilidad, la vuelta de Totti a la firma norteamericana, ya es una realidad que será plasmada en un nuevo contrato entre las dos partes próximamente y cuyo anuncio oficial se hará en las próximas semanas, un movimiento que ha recibido no pocas críticas en Nike acerca de la oportunidad de celebrar un contrato con un jugador como Totti, otrora gran referencia del fútbol italiano a nivel mundial pero ahora en el ocaso de su carrera, con 37 años a sus espaldas y aunque con grandes dosis de fútbol en sus botas, quizás pensando más en la retirada que en otra cosa. Y sobre todo porque se rumorea que las cifras serán las mismas que las que tenía el jugador con Nike allá por el 2004, es decir, 500.000 euros al año.

La respuesta habría que buscarla, sin embargo, en la enorme influencia norteamericana que el nuevo dueño de la AS Roma, James Pallota, un multimillonario asentado en Boston con raíces italianas que facilitaron su desembarco en el club romano y que quiere, a todas luces, que la AS Roma huela a América por los cuatro costados, se mire donde se mire y Totti, aún con 37 años, sigue siendo la luz que ilumina la AS Roma. Por eso el interés en que vista Nike y la conveniencia de la marca de tener a la referencia de la Roma en sus filas, aún en el final de su carrera.

Pallota quiere un proyecto que vaya más allá de ganar el Scudetto. Su objetivo es conquistar el mercado de los Estados Unidos y posteriormente el mundo del fútbol. Así, el club ha firmado importantes alianzas con empresas estadounidenses en los últimos tiempos como Disney, e indudablemente como venimos diciendo, Nike. Pallota considera a la AS Roma como uno de los clubes más infravalorados del mundo conforme a su potencial. De hecho, cree que su valor de mercado puede subir gradualmente de manera importante si se establece una buena campaña de marketing y una adecuada estrategia empresarial, hecho éste en el que la alianza con Nike a nivel general y la firma de ésta con Totti adquieren una importancia fundamental. La AS Roma ha sido desbancada por otras entidades deportivas en los últimos años como una de las más valiosas dentro de la prestigiosa lista que elabora Forbes al respecto y que encabeza el Real Madrid.

Así pues, Nike vuelve a tener en sus filas a Totti en una de las apuestas más controvertidads de la marca que incluso muchas voces dentro de la misma no llegan a alcanzar a entender el acuerdo a firmar.