Al Cabildo de Gran Canaria no le gustó la bandera española en la camiseta de Las Palmas

0
Cabildo
El Cabildo ha mostrado su indignación por la decisión de Las Palmas
  • El organismo criticó duramente de manera oficial la decisión unilateral del club isleño de bordar una bandera española en su camiseta en el enfrentamiento del pasado domingo ante el FC Barcelona.

Es, sin lugar a ningún tipo de dudas, uno de los principales patrocinadores de la entidad canaria y como tal, y en calidad de dicha condición, desde el gobierno canario creen que cualquier decisión de la Unión Deportiva Las Palmas que pueda afectar, de manera directa y visible a la imagen de marca de dicha autoridad, debe ser previamente consensuada con sus representantes. Y como tal, los representantes políticos han hecho llegar su malestar a los dirigentes del club deportivo respecto a su proceder del pasado domingo.

Enfado

El Cabildo de Gran Canaria, principal patrocinador de la UD Las Palmas, mostró en el día de ayer su malestar por la decisión unilateral adoptada por el equipo insular de lucir la bandera española en su camiseta durante el partido que disputaron el pasado domingo el FC Barcelona y el club al que patrocina en el Camp Nou.

El partido, que se disputó a puerta cerrada por decisión del club azulgrana, se celebró en una jornada llena de tensión como consecuencia del referendum celebrado para dirimir la independencia o no de Cataluña.

Decisiones conjuntas

Así, en un comunicado oficial, el Cabildo de Gran Canaria ha manifestado su enorme malestar al enterarse por la prensa de la decisión de la UD Las Palmas de lucir la bandera española en su camiseta, una decisión sobre la que nunca fue consultado y que ha dado lugar a que el Cabildo considere analizar el incumplimiento del acuerdo de patrocinio firmado entre las partes.

El anuncio ha entrado en confrontación directa con los dirigentes del club insular, que han respondido que Las Palmas actuaron como creían que debían de hacerlo como apoyo a la defensa de la unidad de España y que no tienen nada que reprocharse al respecto, en unas manifestaciones que han indignado aún más a los representantes del Cabildo Gran Canario.