Ahora sí, Ibrahimovic a adidas ¿Pierde el sueco o pierde Nike?

0
  • Tras confirmar su representante que se marcha de Nike, ¿quién pierde más con esta situación? ¿El sueco o la marca norteamericana?

“La actual relación con Nike se había deteriorado. Fue demasiado dura en los últimos meses…Cuando te das cuenta que ya no eres necesario, es mejor dejarlo. No es un problema para nosotros. Sin Nike, Ibra será igualmente feliz. Es Nike la que tiene que plantearse qué ha perdido dejando marchar a un jugador de este nivel“. El que habla no es otro que Mino Raiola, representante y agente del sueco Zlatan Ibrahimovic en declaraciones realizadas a un medio de comunicación nada más concluir el encuentro ante el Ajax de Amsterdam de Champions League del pasado martes.

Con ello, Raiola confirmaba dos máximas: una, que la relación con Nike no venía siendo buena, sobre todo tras algunos gestos por parte de la marca que no acabaron de gustar al sueco. Y dos, que la marca que finalmente vestirá al internacional del PSG será adidas, algo que ya nos había hecho llegar el propio Ibrahimovic a todos los aficionados en el último entrenamiento con el club parisino antes de su enfrentamiento ante el Ajax de Amsterdam en el que lucía unas botas completamente negras pero, esta vez, de la marca alemana adidas, las adizero f50. La pregunta en cuestión es ahora clara: ¿quién perderá más, Ibrahimovic o Nike con la ruptura de la relación?

Las botas negras de la lesión

La noticia saltaba hace tan sólo unas semanas. Medios de comunicación de todo el mundo, con la ayuda de las redes sociales, convertían en un auténtico viral una noticia que daba la vuelta al planeta dentro del sector: Ibrahimovic regresaba a los terrenos de juego tras un largo periodo ausente por lesión ataviado con unas botas completamente negras, lo que disparó los rumores sobre su relación con Nike.

Desde Marketing Deportivo MD tratamos de aportar en aquellos momento un poco de cordura a la enorme rumorología que desde ese instante se generaba. Aunque viene siendo lo habitual, el hecho de que un determinado jugador luzca botas negras en los encuentros o en los entrenamientos no es siempre sinónimo de que sea un indicio claro de ruptura con la marca que lo patrocina. Y para ello, aportábamos el ejemplo de Andrés Iniesta, otro internacional español de la marca Nike, que lució durante un tiempo en los entrenamientos botas negras de la propia marca que no dejaban de ser un prototipo del nuevo modelo que lanzaría posteriormente al mercado la compañía: las nuevas Nike Magista Onda. En el caso de Ibrahimovic, la razón no era el lanzamiento de un nuevo modelo sino algo que tenía más que ver con los problemas del sueco con sus talones: tras una lesión como la vivida, el jugador (ya lo había hecho alguna vez durante su etapa en el Milan) recurría a un modelo de botas con las que realmente sentía cómodo y disminuía las molestias que pudiera tener en sus talones con otros modelos: las Nike Tiempo Legend V FG 2014 donde podía verse con claridad el logotipo de la marca, eso sí, en color negro. Sin embargo, sí que era cierto que la relación con Nike no pasaba ya por sus mejores momentos.

Los “detalles” que no gustaron a Ibra

La relación con Nike finalizaba a la conclusión del pasado Mundial si bien es cierto que, como tantas otras marcas, la norteamericana también se reservaba ese derecho a tanteo durante los seis meses posteriores en los que estamos. Pero esta relación, a decir verdad, ya se había enfriado con anterioridad. Durante los días siguientes a las botas negras de Ibrahimovic, se argumentó como motivo de disconformidad con la marca la pretendida subida en las cantidades que percibía que exigieron el sueco y su representante a la compañía. Más, no siendo del todo falso estas apreciaciones, el problema venía de antes.

En el entorno del sueco estaban molestos por la actitud mostrada por la multinacional algunos meses antes. Y para entenderlo, nos hemos de remontar a hace ahora casi justo un año, en el partido de la repesca para el Mundial de Brasil 2014 que enfrentaba a Suecia y Portugal por un último billete para estar en la cita Mundialista, o lo que es lo mismo, a Ibrahimovic y a Cristiano Ronaldo, dos de los más importantes embajadores de Nike. ¿Quién interesaba que se clasificara desde el punto de vista de Nike? En aquellos tiempos, en Marketing Deportivo MD publicamos un interesante artículo, “Nike va con Cristiano“, en el que razonábamos los motivos objetivos que tenía Nike para preferir una clasificación de CR7 frente a la del sueco, motivos fundamentados en términos estrictamente de marketing deportivo y de rentabilidad para la marca: además de que con la clasificación de Portugal incluiría una nueva selección Nike encontienda, en la marca americana entendían que la notoriedad mediática que arrastraba tras de sí el portugués no era alcanzable, ni mucho menos, por el sueco. Y en ese sentido artículos como el mencionado comenzaron a circular en la prensa deportiva especializada y general sobre qué interesaba a Nike respecto a ese duelo directo de embajadores, unas conclusiones coincidentes en la mayoría de ellos.

En el círculo más cercano de Ibrahimovic, aunque podían comprender los elementos objetivos de análisis utilizados y las conclusiones extraídas, lo que verdaderamente dolió fue el hecho de que nadie en la marca saliera en defensa del sueco o, no ya a desmentir esas preferencias sino a apuntarlar una posición mucho más neutral, en el que se defendiera (aunque quizás con la boca pequeña) que ambos eran grandísimos embajadores de la compañía y que con la clasificación de cualquiera de ellos, en Nike estarían más que complacidos. Que no gustó quizás explique las afirmaciones de ahora su representante sobre no sentirse querido o valorado por la marca.

Se enquista la relación

Conscientes, quizás, del error cometido, una vez certificada la clasificación de Portugal con una incuestionable actuación de altísima calidad de Cristiano Ronaldo, en Nike posiblemente se dan cuenta del, aún inconscientemente, menosprecio realizado hacia la figura del sueco. Por eso activan un plan B para llevar al sueco a toda costa al Mundial. Se convierte así Ibrahimovic en el único protagonista de la exitosa campaña The Last Game de Nike cuya selección no está clasificada para el Mundial (Ribery tampoco está presente para el Mundial pero debido a una inoportuna lesión de última hora. No obstante, su selección, Francia sí que está presente).

Además, Nike habilita otra campaña con el sueco como protagonista, esta vez en Youtube, donde la versión animada del jugador responde a las preguntas de los usuarios durante todo el Mundial. #AskZlatan acaba siendo otro éxito para la multinacional más el distanciamiento comienza a ser casi insalvable. A la conclusión del Mundial, con el contrato a punto de concluir, representantes de Nike ofrecen al sueco y su representante la renovación. Éstos, probablemente aún molestos con esos detalles, solicitan una subida en la cantidad a percibir que genera un distanciamiento definitivo que ahora ha confirmado el propio Raiola.

¿Quién pierde más, Nike o Ibrahimovic?

Llegados a esta situación, el planteamiento ahora es otro: ¿quién pierde más con la ruptura de esta relación, Nike o Ibrahimovic? Evidentemente, habrá defensores para ambos extremos, aunque existen datos nuevamente objetivos que ayudarán a los aficionados a sacar sus propias conclusiones.

El sueco Zlatan Ibrahimovic es uno de los jugadores más mediáticos a nivel mundial. Su calidad deportiva no deja lugar a ninguna dudas mientras que su desenvolvimiento fuera de los terrenos de juego, más centrados en el ámbito del marketing deportivo, también es más que interesante para cualquier marca deportiva. A pesar de ello, el jugador ya cuenta en su debe con su edad, 33 años de edad. ¿Quién gana en esta situación, Nike o Zlatan?

Para Zlatan, la ruptura con Nike pasando a manos de adidas le supondrá una última oportunidad de firmar un gran contrato en el terreno del marketing deportivo. El sólo hecho de arrebatarle a Nike a una de sus principales figuras unido a los condicionantes anteriores ya serán más que motivos suficientes como para abonarle la cantidad que hayan solicitado el representante del jugador y que Nike no ha estado dispuesta a abonar. Bajo este prisma, es evidente que el sueco sale ganando. ¿Qué paga como peaje? La pérdida del cobijo y la mediaticidad que le da uan firma como Nike, capaces de crear las mejores estrategias de marketing deportivo como se ha podido ver en Brasil, lo que va acompañado de un importante aumento de valor de la imagen del jugador a nivel Mundial.

En Nike, también hay pros y contras. La marcha de Ibrahimovic supondrá el ahorro de una importante ficha anual que ahora pretendían incrementar aunque no en los términos solicitados por el agente del sueco, cuantía quizás desmesurada para un jugador en la fase final de su carrera y que puede ser destinada a nuevos objetivos muchos más jóvenes. Sin embargo, pierde a un importante bastión dentro de su equipo de embajadores, quizás uno de los tres más importantes junto con Cristiano Ronaldo y Neymar en la actualidad. Esa importancia lo demuestra esa apuesta por el sueco aún sin estar presente en el Mundial durante la cita brasileña.

Como vemos, pues, ambas partes tienen motivos para pensar que han ganado y para pensar que han perdido. Lo que es claro que Ibrahimovic dejará Nike para vestir adidas. Lo confirma él con sus botas negras, esta vez de adidas, y su propio agente.