Adidas y Puma: enemigos de sangre en la final de la Euro2012

0

Cuando esta noche el colegiado portugués Pedro Proença de por finalizada la final de la Euro2012 que enfrentará a España e Italia, se habrá escrito un nuevo capítulo de la encarnizada guerra de dos hermanos alemanes, representados en las firmas Adidas y Puma, y que están presente en la final de esta noche, cada uno en un bando: Adidas vistiendo a España y Puma como sponsor técnico de Italia.

A comienzos del siglo XX nacieron en la pequeña ciudad alemana de Herzogenaurach dos hermanos que revolucionarían la industria del deporte moderno a través del marketing y la competición: eran Adolf y Rudolf Dassler.  Los dos hermanos, que crecieron en el pequeño taller de calzado de sus padres, crearon un negocio de zapatillas a principios de los años 20. Pero con la llegada de la Segunda Guerra Mundial  supuso un importante hecho en su relación, que motivó que a la conclusión de la misma cada uno decidiera continuar por su lado. Se ponían así las bases de las que serían las dos primeras grandes marcas de material deportivo:  Adidas (Por Adolf Dassler) y Puma. Nació así una rivalidad que se convirtió en el germen de una batalla enorme: así, cualquier escenario era bueno para la contienda: la calle, los tribunales, la propia carcel. Durante décadas los hermanos lucharon para hacerse con el control del negocio, tarea a la que se vieron involucrados sus hijos, una guerra que poco a poco les iba alejando cada vez más de la dirección de esos vastos imperios que habían creado. Sin embargo, no fue hasta la tercera generación de Dassler, comenzados los años ochenta y noventa, cuando se confirmaría la pérdida de control sobre las firmas.

La guerra y rivalidad entre hermanos fue tal que les impidió ver el nacimiento de una pequeña compañía norteamericana dentro del mismo sector en el que ellos trabajaban. La atención que dedicaban a su enfrentamiento no les permitió reparar en esta compañía con unas ideas si cabe tanto o más revolucionarias en el mundo del marketing y del deporte que las de Adidas y Puma en su día. Esta empresa se llamaba Nike.

Su enconada batalla propició el ascenso imparable de Nike hasta quitarle gran parte del pastel que se repartían hasta entonces Adidas y Puma. Éstas tuvieron la lucidez suficiente como para instaurar un nuevo modelo de negocio, como el marketing era básico en el mundo del deporte. Y comenzaron las alianzas con los grandes iconos deportivos del momento: futbolistas, jugadores de baloncesto, atletas, clubs de fútbol…Todo fue una auténtica revolución en su momento. En los Juegos Olímpicos de Melbourne (1956), un joven Horst Dassler
comenzó a regalar zapatillas a los atletas, que hasta entonces pagaban
de su bolsillo toda la equipación. En los de Roma (1960), el velocista
alemán, Armin Hary, vendido al mejor postor, ganó el
oro con unas Puma y recogió la medalla con unas Adidas. En Mexico
(1968), Tommy Smith recogió su oro con el puño en alto -black power- y
descalzo, con sus puma estratégicamente colocadas al lado. Y
asi, mil ejemplos, hasta la mismísima final futbolística entre Francia
(Adidas) e Italia (Puma) del último mundial de Alemania (2006) y que volverá a repetirse esta noche.

Nunca se supo del origen exacto de las diferencias entre Adolf (Adi +
Dassler= Adidas) y Rudolf (Rudi + Dassler= Ruda… Puma). Sólo queda
constancia del odio que seperó a ambas familias, como bien demuestra la
reacción existente tras la muerte de Rudolf Dassler en 1974. Adidas
emitió un comunicado cuyo texto versaba: «Por razones de piedad humana,
la familia de Adolf Dassler no hará comentario alguno sobre la muerte de
Rudolf Dassler». Adi y Käthe Dassler enviaron al funeral a su hija
mayor, Inge Bente. Cuatro años después, muere Adi
Dassler, cuya lápida es situada en el punto más alejado de donde yacía
su hermano Rudolf. Hasta en el cementerio, Adidas y Puma siguen siendo
enemigos de sangre.

Esta noche, se escribirá otro capítulo. Dos hermanos enfrentados que dieron lugar a dos de las mayores marcas deportivas jamás creadas. Esta noche la batalla continuará. España e Italia tendrán en sus manos el resultado de un nuevo acto bélico entre Adidas y Puma. 22 jugadores sobre los que recaen las esperanzas de cada una de las marcas de asestar otro golpe a su rival. Esta noche no sólo juegan España e Italia. Esta noche juegan dos hermanos, Adolf y Rudolf Dassler.