Adidas y Nike también compiten por el podio en Londres 2012

0

Los deportistas que se den cita en Londres 2012 no serán los únicos que compitan en estos Juegos Olímpicos. Una nueva polémica se ha levantado entre las compañías Adidas y Nike.
Pongámonos en antecedentes. La British Olympic Association (BOA) alcanzó un acuerdo con la firma alemana Adidas para que la misma fuese la encargada de suministrar las equipaciones del Equipo Olímpico Británico. Hasta aquí todo normal. La chispa que ha encendido la llama de la polémica ha sido el nuevo acuerdo alcanzado por la BOA y Adidas en virtud del cual los deportistas integrantes del equipo olímpico británico deberán vestir prendas Adidas en su vida diaria por la Villa Olímpica y en la ceremonia de entrega de medallas aquellos que suban al podio. Durante la competición, los deportistas podrán utilizar el calzado que mejor se adapte a sus necesidades, ya sean deportivas o contractuales. Los deportistas británicos que tengan acuerdos con Adidas no verán mayor repercusión en el anuncio. Pero, ¿qué sucederá con los deportistas que tengan acuerdos personales con otras marcas?

Un ejemplo extremo es el del atleta Mo Farah o el ciclista Mark Cavendish. Y es un ejemplo extremo porque tienen acuerdos personales de sponsorización con la gran rival de la marca alemana, con Nike, que ya ha manifestado que no será condescendiente con la petición de la BOA de que exima a sus atletas durante estos JJ.OO. de sus acuerdos de patrocinio para esas dos eventualidades: pasear por la Villa Olímpica y la entrega de premios. Y mucho menos si el gran beneficiado es su gran rival, Adidas.  Nada más conocer la noticia, Nike, sabedor de las posibles consecuencias que para su marca podría tener esta decisión, sacó un comunicado en el que aclaraba que sus acuerdos con los deportistas británicos a los que patrocina son contratos personales vinculantes y que no dudará a la hora de hacer valer sus derechos incluso a nivel judicial.

Representantes de muchos de estos deportistas ya han criticado la aptitud de la BOA con una decisión hasta ahora nunca puesta en práctica en los JJ.OO. y la guerra suscitada con Nike: “es injusto que se trate de traspasar toda la decisión final a los propios deportistas, con un acuerdo que en muchos casos obligará a los afectados, como mal menor, a revisar las condiciones contractuales que le unen con Nike”.  Ante esta decisión, los agentes de los principales deportistas británicos ya han afirmado que no sería de extrañar que en la entrega de medallas en las que se pudieran ver involucrado los británicos más de uno suba al podio descalzo para no dañar sus intereses comerciales con Nike, velada amenaza que han lanzado contra la BOA como aviso para navegantes.

Nike y Adidas
La lucha encarnizada que mantienen Nike y Adidas en el Reino Unido no es nueva. El goloso pastel que es el mercado británico ha tenido siempre en continua ‘batalla’ a americanos y alemanes para hacerse con el mayor trozo de la tarta, para lo que no dudan alcanzar acuerdos con los principales deportistas que logren consolidar la marca en ese mercado. Nike actualmente tiene algo más del 18% del mercado británico del deporte de alta competición, con unos ingresos estimados en casi 4.500 millones de euros. Por su parte, Adidas está en el escalafón siguiente inferior, con una cuota de mercado de alrededor del 15%, cifrado en unos 3.800 millones de euros. Por eso, la marca alemana Adidas ha visto en estos Juegos su trampolín de impulso que le permita, al menos alcanzar, a Nike para el año 2015 a más tardar, objetivo que se han marcado los responsables de la firma y para cuya consecución han puesto gran parte de sus esperanzas en estos Juegos Olímpicos. Y una de las apuestas más firmes ha sido el reciente acuerdo alcanzado con la BOA. 
Veremos finalmente quién se queda con la guinda del pastel.