adidas y HEAD se vuelcan con Murray tras ganar Wimbledon

0

Cada vez es más habitual. Las marcas y casas comerciales han encontrado un auténtico filón en los triunfos de sus abanderados para ganar exposición mediática a través de las correspondientes felicitaciones, en la mayor parte de los casos a través de las redes sociales, y en las que el embajador en cuestión es objeto de todo tipo de tributos y menciones por el éxito conquistado.

Lo pudimos ver hace poco en la final de la NBA. En el séptimo y último encuentro, en un último cuarto de infarto y donde los Heat se hicieron con su segundo anillo consecutivo, nada más concluir el encuentro que proclamaba campeón a los Miami frente a los Spurs de San Antonio pudo verse un spot de Nike felicitando a su gran embajador en la cita, Lebron James.

Ahora trasladamos las felicitaciones a otro tipo de terreno de juego: a la hierba de las pistas de tenis de Wimbledon, y Lebron James es sustituido por el británico Andy Murray, que ayer conquistó el título frente al número uno mundial, el serbio Novak Djokovic. Y ahora sustituyamos a Nike por dos de las principales firmas patrocinadores del tenista, adidas y HEAD.

Y es que ya no se trata de felicitar al campeón sino de ser el primero en felicitarlo para que el efecto de esa exposición mediática sea mayor y no sea compartido con otras marcas comerciales. Así, nada más concluir el encuentro, la compañía HEAD, que en 2009 firmó un contrato de cinco años de duración a razón de casi 4 millones de euros al año, inversión que ahora está comenzando a ser rentable para la compañía con los últimos triunfos del británico. Nada más concluir la final de Wimbledon, en las redes sociales ya se podía ver la felicitación de HEAD a Murray con un lema en el que se utilizaba un ingenioso juego de palabras “Wimbledone”, para posteriormente calificar al británico como un jugador legendario al devolver a las islas un título que no ganaba un tenista de esa tierra desde hacía 77 años cuando ganó Fred Perry. 

Casi a la par, su otra gran marca patrocinadora, la alemana adidas, que equipa al tenista de pies a cabeza curiosamente también desde el año 2009 cuando firmó un acuerdo también por cinco años a razón de casi 3,5 millones de euros al año, lanzaba otra felicitación en la que, también curiosamente, utilizaba el mismo lema de HEAD: “Wimbledone”.

Dejando al lado de quién ha sido el autor original del lema, lo cierto es que esta vía que han encontrado las marcas comerciales es un filón que han comenzado a explotar de manera casi general.