Adidas y el Real Madrid quieren unas Navidades lo más verde posible

0

Pues ya está aquí. La tan alabada y criticada, a partes iguales, camiseta verde del Real Madrid. Y es que desde el club blanco ya han hecho público que el conjunto de Mourinho jugará con esta equipación el encuentro de esta noche en el Sánchez Pijúan que le enfrentará al Sevilla. Pero, ¿qué hay detrás de todo esto?

Para conocer un poco el por qué de este giro a la historia de los uniformes en el club de Chamartín, sería necesario remontarnos a hace dos otoños. Acababa de comenzar la temporada 2010-2011 y en el Santiago Bernabéu, como ocurre en todos los grandes clubes, Adidas se presenta con los que serán los bocetos de las nuevas camisetas para la temporada siguiente, la 2011-2012. (Tenemos que tener en cuenta que, en estas grandes entidades deportivas como Real Madrid, FC Barcelona, Manchester, las firmas comerciales comienzan a preparar los uniformes de la temporada siguiente en septiembre-octubre el año anterior. Es decir, no es de extrañar que muchas estén ya manos a la obra diseñando y elaborando los uniformes de la próxima temporada, la 2013-2014. Pero no nos desviemos y continuemos con la historia). Y entre esos bocetos, la firma alemana presenta al departamento de marketing y a la cúpula directiva del Real Madrid un diseño que en seguida sale de ojo a todos los presentes: por primera vez en muchísimos años, uno de esos bocetos rompía con la tradicional gama de colores utilizadas en el club del Bernabéu: aparecía el Rojo. Bajo la premisa de un homenaje al equipo de los años 70 que ya vistió este color (recordemos que el Madrid vistió de rojo hace ahora la friolera de 38 años en Copa de Europa:
la primera vez que el Madrid vistió de rojo fue en el año 1971 en un partido
de la Recopa de Europa frente al Cardiff City en Gales, donde el
equipo local se llevó el triunfo por la mínima diferencia. Dos años más
tarde, en duelo de la entonces llamada Copa de Europa -hoy Champions
League-, el equipo merengue se volvió a poner la roja para enfrentarse al
Dínamo Kiev en Ucrania, donde se registró un empate sin goles. ).

En definitiva, lo que la firma alemana trataba de hacer ver al conjunto blanco, a sus directivos, era la necesidad de reactivar la venta de camisetas dentro del club, una de las fuentes de ingresos importantes que tienen estos grandes equipos. Lo que pretendía Adidas era consolidar una forma de trabajo que permitiera, respetando siempre el primer color, el blanco, para la camiseta de casa, una libertad casi plena a la hora de diseñar la segunda y tercera equipación, tal y como ocurre en la mayoría de clubes ingleses, obteniendo muy buenos resultados con este modo de trabajo. Sin embargo, en Adidas eran conscientes de que, antes de dar ese arriesgado paso, que muy probablemente se hubiera encontrado con el no de los dirigentes blancos, sería bueno ir poco a poco. Y para ello defienden la utilización del rojo no ya como segunda equipación, si no como tercera, en un “experimento” que quizás ni siquiera ellos saben muy bien como va a funcionar.

La noticia de que el Real Madrid vestiría de rojo a la temporada siguiente comienza a filtrarse en las redes sociales como la pólvora, obteniendo una reticencia al respecto entre sus aficionados, reticencia por otra parte esperada. Y no sólo entre los aficionados. Ni siquiera los propios jugadores estaban muy convencidos de que fuera el color idóneo. Así pues, el color rojo queda inicialmente relegado a la tercera equipación que, en principio, sólo sería utilizada en Champions. Y llega su debut en la Champions y los resultados parecen acompañar, hecho éste clave en la superstición que la mayor parte de jugadores de grandes equipos tienen para estas cosas. Adidas aprieta un poco más y convence al Real Madrid para que el equipo juegue con este color más partidos con el objetivo de incrementar las ventas de esta camiseta, hasta entonces ínfimas, en las Navidades que estaban a la vuelta de la esquina. Y ahí, todo cambió. El equipo blancocomienza a obtener buenos resultados con esta camiseta, hecho éste que muchos jugadores comenzaron a asociar a la utilización de dicha camiseta. El color rojo, que en principio iba a ser para la tercera equipación, poco a poco gana adeptos dentro del vestuario y ya no es necesario ni siquiera que Adidas solicite al club que jueguen con ese color puesto que las preferencias de los jugadores se decantan por el mismo incluso por encima de la segunda equipación, relegando al negro de la misma hasta convertirlo en la tercera elástica a utilizar. Las ventas de las camisetas se disparan y en las Navidades todo se tiñe de rojo dentro del club blanco. La demanda sobrepasa a la oferta de unas tiendas que se sienten desbordadas ante el gran número de peticiones de la camiseta. Se marcaba una tendencia que ya no se abandonaría en toda la temporada. Se había conseguido superar incluso las previsiones de Adidas.

Ante la gran aceptación, Adidas pretende repetir el éxito para este año pero con otro color histórico. Así, para sorpresa de todos, durante la temporada pasada se filtra, interesadamente para tratar de sondear opiniones, que el Real Madrid quiere vestir de verde esta temporada. La noticia coge por sorpresa nuevamente a todos, en gran parte porque nos encontrábamos en el momento cúspide del éxito de la camiseta roja. La explicación que se da: se quiere volver a homenajear a otro equipo de los 60 que ya jugó con este color: fue en el año 1965 en una gira que el Real Madrid disputó por Sudamérica, en un encuentro que le enfrentó ante River Plate y ante el que jugó con este color. El Madrid había viajado a la gira sólo con la equipación blanca, y ante la coincidencia de colores con los de River, tuvo que jugar con una camiseta prestada, de color verde. Ahora, amparándose en este “supuesto” homenaje, Adidas quiere repetir la gesta del año pasado con la camiseta roja.

Sin embargo, el verdadero motivo es mucho más terrenal aparte de homenajes y reconocimientos. Como bien sabréis ya a estas alturas del artículo, todo se basa en una cuestión de marketing, negocios y venta. La gran acogida que tuvo la camiseta roja confirmó la apuesta de Adidas de innovar en los colores, aunque por ahora sólo le dejen en la tercera equipación. Y de ahí viene este interés por el verde del club blanco. Muchos os preguntáis por qué ante el Sevilla utiliza el verde si, en principio, iba a quedar destinado a color Champions. La respuesta hay que buscarla en las próximas Navidades. Adidas quiere potenciar ya de salida esta camiseta verde para convertirla en otro “hit” de ventas ya estas navidades. Y, ante la confianza de que, si salió bien con la roja, por qué no va a salir bien con la verde, Adidas ha pedido al Real Madrid debutar con la misma lo antes posible para ir conociendo la respuesta de la afición al nuevo color y teñir estas navidades de verde, buscando que la potencial gran acogida que desean que tenga no les coja como el año pasado de imprevisto en cuanto a existencias.

Por lo tanto, esta noche, en el partido ante el Sevilla, el Real Madrid se juega tres importantes puntos, puntos con los que el conjunto blanco desea recortar distancias con el FC Barcelona, que ya le saca cinco puntos apenas comenzada la temporada. Una derrota sería catastrófica para el Real Madrid, que vería alejarse a su máximo rival en la tabla clasificatoria. Pero una derrota sería demoledora en Adidas, sabedora de las supersticiones y manías en jugadores de tanto nivel. Un mal resultado hoy acompañado de un mal juego podría provocar que los jugadores dieran la espalda a este nuevo color. Y entonces, todo el esfuerzo realizado desde Adidas y el Departamento de Marketing del club, toda su estrategia para esta camiseta, toda sus esperanzas con la misma, caerían en saco roto. Esta tarde Adidas se juega mucho. Y lo sabe.