adidas ve en el United su tabla de salvación

0

Con la perspectiva que da el transcurrir de los días, ahora, tan sólo un par de días después de conocer los desalentadores resultados que la multinacional alemana adidas ha conseguido en el primer trimestre de un año marcado en rojo en su agenda por la importancia del mismo, año mundialista, evento deportivo del que es uno de los principales patrocinadores, comienzan a tomar cuerpo determinados rumores existentes dentro del sector que hablaban de la llegada de adidas a un club de la categoría del Manchester United, arrebatando una de los más preciados tesoros de su gran rival Nike en la Premier League.

Esta semana ha sido noticia en Marketing Deportivo MD y medios de comunicación de medio mundo los malos resultados, al menos los decepcionantes resultados, que ha presentado la multinacional alemana adidas en el primer trimestre de este 2014, un año mundialista donde la compañía de las tres tiras tiene depositadas serias esperanzas de poder aprovechar el mismo para poder conseguir un importante repunte en unos números, los de sus balances, que ya venían seriamente golpeados del ejercicio 2013.

Sin embargo, a pesar de tener la consideración de patrocinador oficial del evento mundialista, la marca alemana no ha podido o no ha sabido aprovechar de manera significativa el tirón del evento para convertirlo, para su provecho, en importantes números para sus cuentas. Más bien, todo lo contrario. A todo esto, la espectacular campaña que ha presentado recientemente Nike con su Risk Everything parece que están dando unos resultados excelentes para la firma del swoosh en términos de notoriedad para entre los aficionados, a pesar de no tener la consideración de sponsor oficial del Mundial.

Todo ello junto ha provocado que las primeras críticas se hayan comenzado a levantar desde dentro de la propia marca y hayan buscado, como objetivo principal, a su actual CEO, Herbert Hainer, que se ha convertido en el flanco de todas las críticas procedentes tanto de dentro como de fuera de la multinacional germana.

Para escapar a las mismas, Hainer ya ha anunciado, tal y como contábamos ayer, la venta de la marca Rockport, firma subsidiaria de Reebok, y por lo tanto de adidas, que le reportaba pingües beneficios a la marca de las tres tiras.

Pero lo que ahora realmente coge otra dimensión conocidos estos malos resultados son los rumores que desde algunos días antes de que adidas hiciera públicos dichos resultados, comenzaron a aparecer en los medios: el enorme interés y la, al parecer, posición de privilegio que estaba cogiendo la multinacional alemana en la carrera que diferentes marcas están librando para vestir al Manchester United.

A pesar de que, tal y como hemos venido contando en Marketing Deportivo MD, Nike parecía tener cerrado un preacuerdo con el Uniter para renovar su actual alianza, todo hace indicar que dicho preacuerdo es mucho más frágil de lo que cabría pensar y que se han dejado demasiados flecos sin atar que han propiciado que se filtren reuniones y citas que han mantenido los dirigentes del United con otras firmas. Y la última en salir a la palestra, casualmente coincidiendo con los malos resultados de adidas, ha sido precisamente la de la marca alemana, que sí que estaría dispuesto a acceder a las pretensiones económicas que pretende obtener el United y a las que Nike habría puesto algún que otro reparo.

No obstante, el hecho de que esta noticia haya copado los medios tan sólo unos días antes de conocer las malas cifras de adidas da que pensar a más de un especialista en el sector de ser toda una estrategia de adidas, una cortina de humo, para tratar de desviar los malos resultados de una más que preocupante gestión en este primer trimestre del año. Otros sin embargo dan mucha más veracidad al asunto y también consideran que, efectivamente, está íntimamente relacionado con esas malas cifras pero no como una cortina de humo o rumor interesado lanzado desde la propia adidas sino como la única y última tabla de salvación que le quedan a los alemanes para no tener un 2014 desastroso a pesar de tener un Mundial en ciernes.