adidas tiene un problema con el Sheffield United

0
Ched Evans cuando militaba en el Sheffield United
  • La tibia posición que ha adoptado la compañía en el escándalo que salpica al Sheffield United ha comenzado a provocar un importante daño a la imagen de la marca en suelo británico
  • El club ha dado el visto bueno para la vuelta a los entrenamientos de Ched Evans, una joven promesa de Gales que fue condenado por violación a cinco años de prisión

La multinacional alemana adidas está viviendo una situación más que peculiar con uno de los clubes que, curiosamente, no figura entre los grandes representantes de la marca dentro del fútbol británico pero que, a la postre, puede convertirse en uno de los mayores daños a la imagen de la compañía si los acontecimientos siguen tomando el cariz que han comenzado a adquirir.

Una promesa condenada a prisión

El Sheffield United es un club que milita en la Football League One, la tercera competición en importancia dentro del fútbol británico (lo que vendría a ser la Segunda División B en España). Y muy a su pesar, estos días está en las noticias de todos los medios de comunicación en el Reino Unido por un acontecimiento que está marcando la tranquila vida de los aficionados, jugadores y directivos del propio club.

La historia se remonta al año 2012. Ched Evans, una joven promesa del fútbol galés que milita en el club, es encontrado culpable de violación a una joven de 19 años de edad (los que tenía el jugador cuando ocurrieron los hechos, en mayo de 2011), a cinco años de prisión, un verdadero mazazo para el modesto club británico que había pagado hasta cuatro millones de dólares por el fichaje del jugador.

adidas tiene un problema con el Sheffield United

El jugador siempre se considera inocente y argumenta en su defensa que la relación fue consentida, pero el juez ordena su ingreso inmediato en prisión, donde ha estado hasta hace tan sólo unas semanas tras cumplir su condena. A su salida, el jugador solicitó al club su admisión a la vuelta a los entrenamientos, algo a lo que la entidad accedió y que ha provocado todos los acontecimientos posteriores.

Para comenzar, una de las patronas del club, Charlie Webster, una atractiva presentadora de televisión, exmodelo y
actriz de 32 años, renunció a su puesto en el Sheffield United, una decisión que ha tenido su reflejo de igual manera en el apartado del marketing deportivo. Así, dos importantes patrocinadores como son John Holland Sales y DBL Logistics se pusieron rápidamente en contacto con el club para informarles que si Evans volvía a firmar por el club, darían por concluida su relación con la entidad.

Llegados a este punto, todas las miradas se dirigieron hacia el principal soporte que tiene el club dentro de su portfolio de patrocinadores, la multinacional alemana adidas, que sustenta a la entidad aportando las equipaciones además de una cantidad económica. Preguntada al respecto, la firma afirmó que tienen relación con el Sheffield United, no con el jugador, rompiendo de este modo, una lanza a favor del club, aunque puede que dicha decisión le salga cara.

La tibia respuesta de la compañía ha generado un auténtico debate en el fútbol británico que viene a echar más sal si cabe a las heridas que la decisión del club ya había abierto en los medios de comunicación del Reino Unido. Su ambigua respuesta ha provocado que se comiencen a filtrar críticas a la marca por su actitud, algo que está generando un importante daño a la imagen de la entidad que, después de sus declaraciones, está tratando de analizar cómo poder rectificar su posición para que ni club ni marca se vean afectados en este escándalo.