adidas se hace con el “deseado” Wiggins

0
Wiggins, nuevo jugador adidas
  • Los alemanes se adelantan a su rival Nike en su intento por hacerse con los servicios del número 1 del Draft 2014 de la NBA y nuevo jugador de los Cavs
  • adidas sigue a la caza y captura del sustituto ideal del lesionado Derrick Rose

Enésimo intento de la multinacional alemana adidas de consolidar una fuerte estructura en cuanto a embajadores se refiere dentro de la NBA que le permita hacer frente a una Nike que, gracias a la colaboración indudable de su filial Jordan, reina con mano de hierro en el atractivo mercado del baloncesto en los Estados Unidos.

En este sentido, la multinacional alemana ha logrado arrebatarle a su gran rival al que se había convertido en el último motivo de disputa entre ambas, el novato Andrew Wiggins, el conocido como el Nuevo LeBron James de la NBA (no por sus cualidades deportivas, que es más que evidente que las tiene, sino por su similitud en el terreno de lo comercial con los pasos seguidos por LeBron en su día). Y todo, además, por una cifra sensiblemente inferior a la que en principio se barajaba que ambas marcas estarían dispuestas a ofrecer por un novato recién llegado (debutará esta próxima temporada en las filas de los Cavs) al universo NBA.

Mucho más barato que LeBron James

Andrew Wiggins es una de las promesas del baloncesto canadiense, llamado a convertirse en los próximos años en una de las grandes estrellas del firmamento NBA y que desde hace meses se ha convertido en uno de los objetos de deseo de las principales firmas de ropa deportiva del mundo: adidas y Nike, que estaban dispuestas a poner encima de la mesa del que finalmente ha sido número 1 del Draft de esta temporada un cheque en blanco para llevárselo a su equipo de embajadores, algo similar a lo que en su día hizo la multinacional norteamericana Nike con otro novato que ni siquiera pasó por el baloncesto universitario: un “tal” LeBron James. De ahí que se comenzara a conocer a Wiggins como el nuevo LeBron James de la NBA: por la rivalidad de las dos marcas en incorporarlo como embajador.

Finalmente ha sido la marca alemana la que se ha llevado el gato al agua y con un contrato muy alejado de los 93 millones de dólares que le puso encima de la mesa Nike a LeBron cuando aterrizó en la NBA por 7 años de contrato (esto es, más de 13 millones de dólares por temporada). adidas finalmente no ha llegado a esos números aunque, sí ha convertido al jugador en el novato mejor pagado de todos cuantos han aterrizado vía Draft 2014 en la NBA: un contrato de 2 millones de dólares por cada año que luzca las zapatillas de la marca alemana en sus pies.

Buscando al sustituto de Rose

El fichaje de Wiggins por adidas no es más que otro desesperado intento de la firma alemana por encontrar sustituto al que ha sido el gran fiasco de la compañía en términos de personal endorsement de toda su historia en la NBA, provocado por sus lesiones: el base de los Chicago Bulls, Derrick Rose, por quien adidas pagó 180 millones de dólares por un contrato de 13 años en el año 2011. Desde entonces, el crack de los Bulls ha estado más tiempo fuera de los terrenos de juego apartado por sus lesiones que en él, para desconsuelo de la marca alemana.

Y desde entonces, la marca se afana en encontrar a ese nuevo Mesías que les ayude en su andadura en la NBA. En este mismo sentido, la firma alemana renovó recientemente al último crack que destacó en el último All Star Game, el rookie de segundo año de los Blazers, Damian Lillard, que renovó con adidas para los próximos diez años por una cifra cercana a los 100 millones de dólares.