adidas reconoce que no alcanzará las cifras previstas para 2013

0

No está siendo un buen año este 2013 para la multinacional alemana adidas, que después de ver como sus resultados en el primer trimestre del año caían por encima de lo previsto y del recorte de ventas realizado en el primer semestre, a pesar de incrementar su beneficio, ve ahora con preocupación como por uno u otro motivo los objetivos que se marcó a comienzos de este ejercicio fiscal para alcanzar este año serán de difícil consecución para la marca.

Allá por el mes de mayo nos hacíamos eco de los resultados que la marca alemana adidas alcanzaba en el primer trimestre del año, unos resultados donde las ventas caían algo más de lo esperado, lo que precipitaban las cuentas de la firma alemana hasta una caída en dichas ventas del 2%, ligeramente superior a lo inicialmente previsto por la marca, lo que redujo lógicamente el volumen de beneficio operativo ligeramente inferior a lo planificado.

En aquel momento, la marca alemana motivó este descenso en las ventas en dos variables claves: la primera, la falta de eventos deportivos importantes durante este 2013 donde la firma alemana tuviera una presencia significativa (no debemos olvidar que veníamos del año 2012, con unos Juegos Olímpicos y una Eurocopa donde adidas fue el principal patrocinador); la segunda, el lastre que seguía siendo (y sigue) su filial Reebok, un cada vez más importante problema en la firma alemana al que muchos ya le auguran un destino similar al que siguió Nike con su filial Umbro.

Tan sólo unos meses más tarde, la marca alemana hacía un comunicado oficial donde exponía que su beneficio neto durante el primer semestre del año había logrado incrementarse hasta alcanzar un 6% de subida, aunque, por el contrario, irremediablemente las ventas continuaban cayendo, en un problema al que adidas no le alcanzaba encontrar solución y que la marca adjetivaba en algo puramente coyuntural, y donde se introducía una nueva variable como posible distorsionadora de las previsiones iniciales planteadas por adidas: las divisas y sus cambios de conversión, cada vez más desfavorables en su relación con el euro.

Sin embargo, el tiempo parece ponerse en contra de los designios de adidas y ahora hemos podido conocer una nueva corrección practicada por la marca respecto a las previsiones iniciales, lo que motiva que los objetivos que se establecieron, según reconoce la propia adidas, sean realmente difíciles de conseguir.

adidas es el segundo grupo en el mercado mundial de ropa deportiva, con alrededor de 245.000 millones de dólares,  tan sólo por detrás de su gran rival Nike, y esta será la segunda ocasión en la que la debilidad de la divisas en escenarios como Rusia, Brasil, Japón, Argentina o Turquía, lastrarán sus cuentas. Sin embargo, en esta ocasión, la marca introduce una nueva variable hasta ahora no contemplada como responsable directa de esta corrección en sus previsiones: sus cuentas en el mundo del golf.

Así, la propia marca, que opera en este deporte a través de su firma Taylor-Made adidas Golf, ha reconocido la debilidad de las operaciones llevadas a cabo en este deporte, lo que ha supuesto una piedra más en el lastre que ya arrastra en sus cuentas. De este modo, el debilitamiento de las divisas en esos países va a provocar un impacto en los ingresos que eliminaría hasta 4 puntos porcentuales de las ventas de este segundo trimestre. En este grupo de países, Rusia, su tercer mayor mercado, juega un papel importantísimo a la hora de lastrar las mismas.

Para el año 2013, adidas estima que las ventas subirán en un bajo porcentaje de tan sólo un dígito, frente a las expectativas iniciales previstas que estimaban una ganancia de un dígito en un rango medio-bajo. Así, el grupo prevé ahora una ganancia neta de entre 820 millones de euros y 850 millones de euros, esto es, un 8,5 por ciento inferior, frente a la horquilla de 980-920 millones de euros prevista.