adidas recauda fondos con el caso Sterling

0

Muy probablemente, con independencia de quién se llevará finalmente el anillo esta temporada, la NBA 2014 pasará a la historia por uno de los escándalos más sonados de los últimos años: las polémicas y racistas declaraciones de uno de los propietarios de una de las franquicias con más arraigo en la NBA, Donald Sterling, en un caso sumamente ya conocido por todos.

El caso Sterling no sólo se recordará por dichas declaraciones, sino que también (y además, cabría decir) será recordado dicho caso por la rápida, tajante y dura decisión que al respecto adoptó la NBA en boca de su alto comisionado, Adam Silver, que en una de las decisiones (sus primeras decisiones) más importantes que tuvo que adoptar en sus primeros meses de mandato tras la retirada de David Stern, acordó la expulsión de por vida de la NBA del polémico propietario de Los Clippers además de imponerle la mayor sanción que cabría dentro de las normas NBA, 2,5 millones de dólares.

Pero incluso ante uno de los hechos más bochornosos de la historia de la NBA en particular y del mundo del deporte en general, el marketing también ha tratado de aprovechar esta situación. Y es que precisamente uno de los principales apoyos de la NBA, la marca alemana adidas, a su vez patrocinadora de Los Clippers y una de las primeras firmas en retirar el apoyo a la franquicia cuando se conoció el escándalo (apoyo que como contábamos hace tan sólo unos días ha vuelto a restituir tras la sanción a Sterling), ha lanzado una campaña llamada We Are One con la que pretende sumir en el olvido las polémicas declaraciones de Sterling, tratando de trasladar la imagen de que en la NBA son todos unos.

Así, como complemento a dicha campaña, y en cooperación con los propios Clippers, ha puesto a la venta unas camisetas con dicha leyenda, We Are One, cuyas ganancias serán donadas a asociaciones y ONGs que luchan contra la discriminación racial, asociaciones y organizaciones que recibirán además los 2,5 millones de euros de la multa que impuso la NBA al todavía propietario de la franquicia de Los Ángeles.

En definitiva, un ejemplo más de cómo cualquier hecho puede ser objeto del marketing dentro de una industria tan volátil y altamente emocional como es la del deporte.

Las camisetas se han puesto a la venta a un precio que oscila entre los 19,95 y los 29,95 dólares.