adidas quiere sustituir a Reebok en la NHL

0

Un paso más. Así entienden los especialistas en marketing deportivo la intención de la multinacional alemana adidas de entrar a sustituir a Reebok en la alianza que tiene la filial de los norteamericanos con la NHL con el objetivo de reestructurar y reorganizar su target, el de Reebok, a fin de sanear sus cuentas, que constituyen un auténtico lastre para los números de la casa matriz.

Ya hemos hablado en más de una ocasión de las grandes preocupaciones que Reebok está dando a su casa matriz, adidas, con unos números cada vez más negativos que impiden que la compañía logre levantar el vuelo y, lo que es peor, que las cuentas de adidas presenten números más positivos de los mostrados últimamente, números que de manera reiterada han estado lastrados en los últimos meses por esas malas cuentas de Reebok.

Sin embargo, y pese a ello, adidas no quiere llevar a cabo un paso en falso con Reebok y aún no ha tomado la drástica decisión, tal y como hiciera hace relativamente poco Nike con Umbro, de desprenderse de su filial sino más bien de reorganizar y reestructurar su futuro. Y el mismo pasa por centrarse en un único target, el fitness, donde la firma tiene buena imagen y donde adidas que se centre a partir de ahora.

Esto lleva a situaciones como las que ahora conocemos. Y es que la multinacional alemana ya ha iniciado los contactos con la NHL para entrar a sustituir a Reebok en la relación que les une con la liga de hockey, uno de los últimos grandes valores con los que cuenta la filial tras la pérdida de la NFL a manos de Nike. Así, adidas estaría negociando para sustituir a Reebok como proveedor oficial de los uniformes de la NHL, con la que tiene un acuerdo que expira a la conclusión de la temporada 2016/2017. De hecho, algunas franquicias como los New Jersey Devils, los New York Islanders y los New York Rangers tenían recientemente en sus vestuarios ropa adidas en lugar de Reebok en lo que a ropa de protección contra el frío (la que se ponen debajo de los uniformes) se refiere, lo que provocó que la propia NHL comunicara a los jugadores que debían ocultar los logotipos de adidas de esas prendas, incluso de su ropa interior, cuando los medios de comunicación accedieran a los vestuarios.

No sería la primera vez que adidas arrebata una gran competición a su filial para consolidar su posición en el mercado. Tan sólo un año después de adquirir Reebok, la multinacional alemana se hizo con una competición hasta entonces sponsorizada por su filial, la NBA, un movimiento casi calcado al que ahora pretenden acometer los alemanes. Las negociaciones con la NHL, negadas de manera oficial por adidas como no podía ser de otra forma, llevarían implícitas no sólo hacerse cargo de lo que resta de contrato hasta la conclusión de la temporada 2016/2017 sino una extensión de dicho acuerdo por otros diez años más, con lo que asestaría un duro golpe a firmas como Nike o Under Armour, seriamente interesadas en hacerse con un producto como la NHL.

Con esta decisión, de concluirse, adidas conseguiría un doble efecto: reubicaría a Reebok aún más en el sector al que quiere quedarle relegado, el mundo del Fitness, con el objetivo de paliar pérdidas y reflotar sus cuentas y, consolidaría a adidas en un importante objetivo como es la NHL, un deporte que mueve millones de dólares al año.