adidas le “hace un 7” a Nike para echarla del Mundial

0
David Luiz se retira consolado por Thiago Silva
  • La abultada derrota de los anfitriones ante Alemania encumbra a adidas en pleno centro neurálgico de Nike
  • La exhibición alemana deja a Nike sin respuesta y sin estrategia dentro de Brasil 2014

Acudían las dos a la cita con la esperanza de convertir la misma en un momento histórico para la marca: adidas, con su selección patria, Alemania, con el objetivo de hacer historia en suelo brasileño, con un único Sueño (The Dream): devolver a Nike tantos sin sabores que los norteamericanos han estado propiciándole en forma de emboscadas durante todo el Mundial. Nike, con su selección por excelencia, con el objetivo igualmente de asestar el golpe definitivo a adidas, Arriesgandolo Todo (Risk Everything) a pesar de los reveses que en los últimos días se estaba llevando en forma de ausencias notables. Sí, definitivamente, ayer había algo mucho más importante que una final en juego para estas dos marcas: demostrarle al mundo quién reinaba en el fútbol.

Pero ni en el mejor Sueño (The Dream) de adidas imaginaron capaz una gesta como la de esta primera semifinal ni en Nike pensaron jamás que el Arriesgarlo Todo (Risk Everything) supondría verdaderamente su Último Juego (The Last Game). Los siete goles que marcó ayer Alemania a la selección anfitriona, recordémoslo, una selección Nike, en un país Nike por excelencia, han dejado a los norteamericanos sin capacidad de respuesta ni reacción en Brasil 2014. Muy probablemente, ni siquiera una victoria final holandesa sacaría a los de Oregon del apuro.

Cada gol era un mensaje para Nike

1.- Brasil 0 – 1 Alemania (Müller): Alemania pasará a la historia como la selección que humilló, literalmente, a la pentacampeona del Mundo Brasil en su propio Mundial, en su propio país. adidas lo hará como la marca que expulsó a Nike también de “su” Mundial, organizado por un país “Nike” fundamentalmente, con un importante asentamiento de la multinacional norteamericana en todo el territorio que le convierten en la gran dominadora del mercado en aquel país ante la pujante, cada vez más, fuerza de adidas que trata de recabar para sí algo de mercado. El 0 -1 de Müller (embajador de adidas, calzaba unas adidas F50 adizero) supuso el principio de un ajuste de cuentas esperado por adidas durante todo el Mundial. Ambas firmas sabían que llegaban a esta fase y que una de las dos saldría seriamente tocada de la cita. Jamás pensaron que la derrotada saldría tan dañada.

2.- Brasil 0 – 2 Alemania (Klose): Ironías del destino, en una selección copada de embajadores de adidas como la alemana (el 57% calzaba botas adidas mientras que otro 4,3% lo hacía Puma), el segundo gol de Alemania lo marca Klose, uno de los pocos embajadores que tiene Nike en la selección germana (Nike Hypervenom). Nike comienza a ver que esta semifinal, que es realmente su final, se iba a convertir muy probablemente en su adiós definitivo a toda su estrategia en Brasil. Nike no tuvo capacidad de reacción durante todo el encuentro. Tan sólo un escueto mensaje en las redes sociales con una imagen de Klose por el récord de máximo goleador en la historia de los Mundiales. Paradójico.

3.- Brasil 0 – 3 Alemania (Kross): Tercer gol alemán y nuevo gol de adidas (adidas Adipure 11pro). En apenas 25 minutos de juego adidas ha desmontado toda la capacidad de reacción de los norteamericanos que se ven, como Brasil, superados por completo con este resultado que prácticamente mete a adidas en la final, y expulsa drásticamente a Nike del Mundial. A pesar de que queda otra importante semifinal en juego donde nuevamente se verán las caras, Nike sabe que su final era ante Alemania con el mayor valor que le quedaba en el torneo, la selección brasileña, sobre la que ha girado gran parte de su estrategia durante el mismo. Incluso una victoria de Holanda en semifinales que la metería de lleno en su segunda final de Mundial en cuatro años no lograría disminuir el enorme impacto de este resultado en las filas de Nike.

4.- Brasil 0 – 4 Alemania (Kross): Nuevamente las adidas Adipure 11pro de Tony Kroos empujan un balón a las redes brasileñas. 0 – 4 en apenas 26 minutos de partido. adidas ha vencido. Estará en la final. Nadie en Nike es capaz de sacar un atisbo de esperanza, una estrategia alternativa para llegada la ocasión. Jamás fueron conscientes de que podía llegar este momento. Realmente, en Nike se quedaron sin capacidad de respuesta con la pérdida de su último gran embajador en el torneo, el brasileño Neymar, su punta de lanza, su Plan B tras la eliminación de Cristiano Ronaldo. Tanto es así que tras la lesión del brasileño fue de las últimas marcas en tratar de animar a su embajador a través de las redes sociales. Hasta el día de ayer, apenas siete horas antes del encuentro, y casi cuatro días después de la grave lesión del brasileño, Nike no lanzó un teaser a través de @NikeFootball recordando que era el momento de Arriesgarlo Todo.

5.- Brasil 0 – 5 Alemania (Khedira): De los 11 jugadores (14 en total que participaron en el encuentro) que saltaron ayer al terreno de juego inicialmente por Alemania, tan sólo había tres embajadores de Nike. Para el colmo de su desgracia, dos de ellos golearon a Brasil. El segundo en hacerlo tras Klose fue Sami Khedira, autor del quinto gol antes de la media hora de juego dejó al descubierto las carencias de la defensa brasileña comandada por David Luiz, un jugador al que Nike había convertido en el último “superviviente” de su The Last Game, el último protagonista de esa exitosa campaña donde todos y cada uno de los mismos han ido abandonando, cual maldición, el torneo de una manera u otra antes de la gran final. Tras la lesión de Neymar, todos los esfuerzos de Nike fueron reforzar la marca David Luiz con el objetivo de poner en valor su última prenda a nivel de embajadores, lo que justificaría la falta de apoyo a Neymar durante cuatro días hasta que finalmente se pronunciaron desde la firma al respecto: desde entonces todo en Nike era potenciar dicha marca, la de David Luiz, como nuevo (y último) representante de esos embajadores de Nike. Nada salió como esperaban.

Nike nunca superó el mazazo de la baja de Neymar

6.- Brasil 0 – 6 Alemania (Schürrle): Nuevamente aparecían en acción las adidas F50 adizero, que protagonizaron la última gran estrategia de adidas antes del encuentro con una campaña en la que se vanagloriaban no ya de tener al máximo goleador del torneo hasta entonces en sus filas, el colombiano James Rodríguez, sino con un claro mensaje a Nike a través de las redes sociales indicándole que el verdadero Pichichi del campeonato eran sus adidas F50 adizero, con las que se habían marcado hasta entonces 43 tantos (46 ya si contamos los tres de ayer). adidas se la puso en bandeja a Nike para que contestara argumentando que, a pesar de ello, las botas Nike eran las que más goles habían conseguido en su conjunto en todo el Mundial. Sin embargo, el mazazo moral que supuso para Nike quedarse sin su último gran embajador como decíamos anteriormente dejó sin respuesta, creatividad y capacidad de reacción a los responsables del departamento de marketing de la compañía que jamás lograron responder a los alemanes.

7.- Brasil 0 – 7 Alemania (Schürrle): El último gol alemán vino a confirmar la desigual manera con la que encararon las semifinales ambas firmas: Nike llegaba sin su última gran estrella a la cita, Neymar, lo que multiplicaba de manera exponencial los temores de los norteamericanos a que su último gran valor, Brasil, cayera en esta ronda, arruinando el tramo final de una hasta entonces exitosa estrategia comercial en el Mundial que le estaba deparando grandes resultados. Esta vez no había más plan B. La eliminación de Brasil sería un mazazo tan sumamente importante para los intereses de la compañía que ni siquiera un pase de Holanda a la final, también equipada por Nike y que jamás ha estado en el eje de la estrategia de los norteamericanos en todo el Mundial (ni como selección ni a nivel individual con sus embajadores) no sería suficiente para compensar el enorme golpe que sería la eliminación de Brasil.

adidas lo encaraba de manera diferente: partía con su gran estandarte, Alemania, patria de la marca, esencia de la misma, conocedora de que un triunfo alemán ante la anfitriona, pilar básico de la estrategia de su rival, supondría un golpe definitivo a Nike. Además, adidas jugaba con red. En el hipotético caso de una eliminación germana, siempre quedaría su otra baza: la Argentina de Leo Messi, su principal embajador a nivel individual, con otra importante selección dentro de adidas. adidas tenía en sus dedos la baza ganadora. Sólo era cuestión de saber gestionarlo. Todo ello explica la “agresividad” de adidas en los días previos en su estrategia y la “pasivididad” y cierto derrotismo de Nike en esos días.

7**.- Brasil 1 – 7 Alemania (Oscar): Brasil pudo anotar siquiera el tanto del honor, que para colmo de males nuevamente, fue conseguido por el brasileño Oscar. De los 14 jugadores que puso en liza Scolari en el día de ayer, sólo 4 eran embajadores de adidas. Uno de ellos, Oscar (adidas Predator Instinct), anotó el único tanto brasileño.

Nike ha jugado un Mundial sencillamente de notable alto para sobresaliente. Su estrategia a lo largo de todo el Mundial ha sido elogiada por todo el mundo. Sus campañas han logrado captar la atención de los aficionados, especialistas e incluso de sus rivales. Pero sin embargo, quizás Arriesgó demasiado (Risk Everything) jugándoselo todo a la carta brasileña. La rápida eliminación de sus principales embajadores y la definitiva lesión del último pilar al que agarrarse, Neymar, dejó a los norteamericanos sorprendentemente sin capacidad de respuesta ni estrategia: sólamente confiaban en que el sueño (The Dream) de adidas no se convirtieran en pesadilla como finalmente así ha sido para Nike.

En adidas, que comenzó cabizbaja con la eliminación prematura de España, una de sus principales bazas, han ido viendo como si bien a nivel de estrategia han sufrido serios daños por la puesta en marcha por Nike, que ha quedado la alemana reducida casi a la mínima expresión, ven como el resultado, contundente, de ayer, en suelo Nike, ante la mayor selección Nike, compensará todos los sin sabores que hasta ahora venía deparándole el Mundial (y el temido ambush). Su estrategia desde que se supo el doble enfrentamiento ante Nike en semifinales se volvió más incisiva, más agresiva, como si la lesión de Neymar hubiera provocado el efecto contrario que el que suscitó en Nike.

Jamás una semifinal, un enfrentamiento directo entre ambas firmas, tendrá la repercusión y el alcance que va a tener, para la historia, esta del Mundial de Brasil 2014. adidas ayer “le hizo un 7” a la camiseta de Nike.