adidas “esconde” a Messi y Neuer para minimizar la victoria de Nike

0
Cristiano Ronaldo, nuevo Balón de Oro 2014 de la FIFA
  • adidas pretende pasar página cuanto antes a una derrota que engrandece aún más la figura de Cristiano Ronaldo pero que también impulsa una nueva victoria de Nike en territorio alemán
  • Para ello, la marca ni siquiera felicita a sus representados en la gala por su segundo y tercer puesto con el objetivo de no dar más chance a Nike y el triunfo de su embajador

Faltaban tan sólo apenas unos minutos para llegar a la hora prevista en el protocolo en la que se daría a conocer el nombre del vencedor del Balón de Oro 2015. Unos minutos tan sólo para que millones de aficionados de todo el mundo conocieran el nombre del mejor jugador del mundo durante el año 2014, un título que honra al futbolista elegido en cuestión pero que también tiene una enorme importancia a nivel de firmas y marcas comerciales patrocinadoras, lo que viene a demostrar el cada vez mayor valor mediático de un trofeo que premia al mejor futbolista desde el punto de vista deportivo pero en el que no se pierden de vista aspectos tan ligados al sector del marketing y la industria en el deporte como la mediaticidad y notoriedad de los candidatos. Y a la hora más o menos prevista, el mundo se paró: Cristiano Ronalo era elegido, por segundo año consecutivo, nuevo Balón de Oro.

Una gala sin apenas sobresaltos

Antes de ello, desde la industria del marketing deportivo se esperaba con ansiedad la aparición de cada gesto, movimiento o circunstancia que pudiera llamar poderosamente la atención dentro del sector, no sólo a las marcas implicadas sino también a cualquier firma o marca comercial que pretendiera sacar provecho de las posibles circunstancias coyunturales que durante el mismo pudieran acontecer.

Sin embargo, todo este año estaba preocupantemente atado y bien atado. Otra vez Messi volvió a lucir un llamativo traje color burdeos aunque en esta ocasión no hubo el esperado agile marketing de la telepizza de turno que tanto buen resultado dio con el mismo traje el año pasado a la conocida cadena de comida rápida. Dejando a un lado este detalle, del que más de uno estaba pendiente este año después del sobresalto del año pasado, todo transcurrió dentro de lo meridianamente previsto sobre todo para las dos grandes marcas que estaban más pendientes de toda la escena: la multinacional alemana adidas, con dos representantes y la norteamericana Nike con uno.

Poco a poco los nombramientos y elecciones se fueron conociendo: el once ideal FIFA, con un ligero dominio de adidas frente a su rival Nike que permitía respirar a la marca de sus malos resultados en un año tan sumamente especial para la misma como lo fue el mundialista 2014; la elección del mejor gol del año, esto es, el premio Puskas, que también fue a parar a manos de un embajador de los alemanes: el colombiano James Rodríguez, y el Balón de Oro femenino que, contra todo pronóstico, también fue a parar a una jugadora de un club adidas, la también alemana Nadine Kessler, aunque es embajadora de Puma. Tres títulos en juego y tres victorias aparentemente para adidas. Y sin embargo, todo estaba pendiente de la elección del Mejor Jugador de 2014 en su versión masculina.

adidas esconde a Messi y Neuer para minimizar la victoria de Nike

Sin embargo, no hubo sorpresa. El máximo aspirante era el portugués Cristiano Ronaldo, único representante que Nike había logrado colar en la gala de este año y que fue anunciado por el francés Thierry Henry como nuevo Balón de Oro, un título que honra a Cristiano deportivamente hablando y que le añade un valor añadido más a su imagen de marca de cara a sus patrocinadores. Para Nike, otra importante victoria en territorio adidas, si se quiere, más moral que práctica puesto que poco puede hacer a la hora de explotar comercialmente el galardón ante los impedimentos que le prohíben citar, utilizar o mostrar símbolos, imágenes o galardones relativos al Balón de Oro a cualquier marca que no sea adidas. Pero sin embargo, la perdedora final de la noche, o al menos, la que menos triunfó, fue adidas.

Otra vez, como el año pasado, adidas se consolaba con títulos importante en la Gala pero que no era el Balón de Oro masculino que nuevamente iba a parar a manos de Cristiano Ronaldo y de Nike, un hecho que había que tratar de minimizar al máximo. Y para ello, la marca alemana puso en marcha toda su estrategia de marketing pero en sentido inverso. En cualquiera de sus cuentas oficiales en las diferentes redes sociales, ninguna referencia a la gala, ni antes (lo que podía dar una idea de quién sería finalmente el vencedor del torneo) ni después. Si acaso, tan sólo alguna mención al título conquistado por James Rodríguez. Nada más. Nada menos. Horas después de anunciar al nuevo Balón de Oro, en los perfiles sociales de adidas no se hacía mención alguna ni a la gala, ni al triunfo de Cristiano Ronaldo (evidentemente) pero tampoco, y esto es lo que llama poderosamente la atención, a sus representados. Ninguna palabra de consuelo, de ánimo, de felicitación por haber alcanzado la ronda final. Nada.

Y todo tiene su aparente explicación. adidas, que durante los meses previos sí que ha hecho referencia a la cita de hoy, es consciente que la quizás la mejor manera de minusvalorar y minimizar el triunfo de Cristiano Ronaldo (pero sobre todo de Nike) no sea otra que ocultar al máximo todo lo acontecido en la gala. Sino se habla de ello, aunque sea en la derrota para felicitar a sus embajadores, daremos por concluido cuanto antes un episodio nada favorable a los alemanes.

Ayer concluyó una nueva edición de la Gala del Balón de Oro de FIFA. Venció Cristiano Ronaldo. Pero pareciera que nadie más se llevó valor añadido desde el punto de vista del marketing deportivo. Nike, porque no puede celebrarlo y explotarlo todo lo que ella quisiera. adidas, porque prefiere ignorar no ya la victoria de su gran rival sino la derrota de sus representados sin ni tan siquiera felicitarles por su presencia en la ronda final. Y mientras, la marca Cristiano sube, aunque haya informes como vimos ayer que apuntan a que es mucho más mediática la marca Messi que la del portugués.