adidas enoja a Nike destruyendo el autobús de Francia de 2010

0

Año 2010. Mundial de Sudáfrica. Francia se vuelve a casa al caer, estrepitosamente, en la primera fase del torneo tras realizar una de las peores participaciones en Copa del Mundo que se le recuerda a la selección gala, quedando en la clasificación final en el puesto número 29, por delante tan sólo de selecciones del potencial de Honduras, Camerún o Corea del Norte.

Cuatro años después, muchas cosas han cambiado en el combinado francés. Dentro y fuera del aspecto meramente deportivo. En lo deportivo, con una selección completamente renovada (en su mayor parte) que pretende dejar la experiencia de Sudáfrica 2010 en un mal recuerdo dentro de los aficionados franceses. En lo extradeportivo, sobre todo uno que invade de lleno el terreno del marketing deportivo: Francia ya no viste adidas. Ahora es equipada por su gran rival Nike, después de un importantísimo golpe de efecto de la firma norteamericana que, a golpe de talonario, arrebató a los alemanes a uno de sus principales estandartes dentro del fútbol europeo y mundial, poniendo fin así a una relación de más de 40 años de vida.

Pero el que Nike haya pasado a ocupar el papel que durante tanto tiempo ha estado desempeñando adidas no quiere decir que la firma alemana haya olvidado por completo a la selección gala. Sobre todo a la hora de poner en marcha importantes estrategias que, amparadas en el ambush marketing, y para enojo e incredulidad de Nike, tienen a Les Bleus como principales protagonistas, como la última campaña puesta en marcha por los alemanes hace tan sólo unos días que ha levantado la ira en la firma de Oregon.

Así, en pleno centro de París, la multinacional alemana ha llevado a cabo una interesante estrategia mezcla de street marketing y ambush marketing donde destruye, literalmente, el autobús que la selección francesa utilizó durante su estancia en Sudáfrica y en el que se refugiaron los Nicolás Anelka y compañía como medida de protesta, negándose a entrenar, algo que supuso la gota que colmó el vaso en la expedición gala en aquel Mundial.

Con ello, adidas ha conseguido aprovechar el tirón del Mundial y de la Selección Francesa de Fútbol, recordemos, una selección a la que ya no viste, para robar protagonismo, notoriedad y mediaticidad a su gran rival Nike, actual sponsor técnico de la Selección Gala y que ve, con asombro, como adidas, a través de dicha acción, está logrando captar para sí la atención que en principio le correspondería a ella, logrando que los aficionados aún logren identificar a la Selección Francesa con adidas, un importante toque de atención para Nike que no logra separar de manera definitiva una relación que duró, como decíamos, más de 40 años.