adidas comprará hasta 1.500 millones de euros de acciones propias

0
Herbert Hainer, CEO de adidas
  • La multinacional alemana da un golpe de efecto con el anuncio de la autoadquisición de sus propias acciones por valor de hasta 1.500 millones de euros
  • El objetivo de la compañía es incrementar el valor de las mismas, a las que considera infravaloradas

Nuevamente la multinacional alemana adidas es foco de la noticia aunque por motivos que nada tienen que ver con campañas, acuerdos de patrocinio o similares sino más bien con la situación económica de la firma, una situación más que delicada que la marca trata de recuperar a base de golpes de efectos como el anunciado en el día de ayer.

La medida anunciada, que analizaremos a continuación, llega causalmente apenas unos días después de que se conocieran las cuentas de Nike correspondientes al primer trimestre fiscal de este año, unas cuentas que, al igual que sucedió con la marca alemana adidas, la firma norteamericana también ha tenido que revisar respecto a sus previsiones pero, al contrario que la marca de las tres líneas, la revisión en Nike ha sido al alza.

Unas acciones infravaloradas

De auténtico golpe de efecto han catalogado los especialistas en la materia el anuncio realizado en el día de ayer por la multinacional alemana. Cuando nadie lo esperaba, la compañía germana informó que de aquí al año 2017 invertirá hasta 1.500 millones de euros en una operación que le llevará a adquirir acciones propias de la firma a los inversores que quieran venderlas, una venta que en ningún caso podrá superar en cuanto al valor de las acciones entre el 10 y el 20% de su cotización real en el momento de la venta, una venta que comenzará en el cuarto trimestre fiscal del presente ejercicio.

El objetivo que pretende conseguir adidas con esta autocompra no es otro que el de frenar la infravaloración que según la compañía poseen las acciones de la misma y provocar, con ello, una revaloración de los títulos a fin de no perder mayor poder financiero dentro de la compañía.

Unos años complicados

No están siendo los últimos años buenos desde el punto de vista de sus cuentas y números los ejercicios fiscales de la multinacional alemana, con continuas correcciones, la mayoría de ellas a la baja, respecto de sus previsiones iniciales, que han sumido a la conocida firma en una situación harto complicada de cara al corto y medio plazo.

En adidas no han sido capaces de hacer frente a imprevistos que, en muchos casos, no lo eran tantos, como el enorme lastre que ha supuesto para la firma alemana la difícil situación de su filial Reebok o las fluctuaciones en el mercado del cambio monetario que ha provocado importantes descuadres en sus balances a lo que hay que sumar la enorme crisis económica mundial que ha provocado durante meses una caída generalizada en las ventas de las compañías a la que adidas no ha podido/sabido hacer frente.

La decepción del 2014, el año de “su” Mundial

Los números de adidas ya venían siendo malos en el año 2013. Sin embargo, en la firma, al menos de puertas hacia afuera, confiaban en que las rectificaciones de sus previsiones que comenzaron a realizar en dicho ejercicio fiscal no fueran más que fruto de la ausencia de torneos importantes a nivel mundial, eventos de los que adidas depende en demasía dado su papel de patrocinadora oficial de los mismos.

De este modo, con la vista puesta en el Mundial del año 2014, adidas confiaba que sus cifras y números recibirían un importante impulso con la cita mundialista. Y no puede tener quejas en este sentido. Según informó la propia compañía, y debido al buen papel de sus selecciones en la cita mundialista (Alemania se alzó finalmente con el título de Campeón del Mundo), la marca obtuvo importantes ingresos procedentes del campeonato. Sin embargo, los mismos no parecieron ser suficientes y tan sólo un par de meses después de la conclusión del campeonato, la propia firma reconocía que finalmente esos mismos números no eran tan buenos como ellos tenían previstos, teniendo que retocar a la baja las previsiones realizadas con antelación.

El avance de Nike y la amenaza de Under Armour

Para colmo de males en la multinacional alemana, su gran rival Nike no para de recibir buenas nuevas. Así, la firma también ha tenido que retocar sus cuentas previstas pero al alza, como consecuencia de sus acertadas estrategias puestas en marcha para el Mundial 2014 del que, recordemos, no es patrocinadora oficial.

Pero no acaban aquí las malas noticias para adidas. En suelo norteamericano, la firma ha perdido el paso frente a una incipiente rival que amenaza con convertirse en algo más que en un convidado de piedra en la sempiterna lucha que mantienen Nike y adidas a nivel mundial. Así, en suelo estadounidense, Under Armour ha logrado desplazar a adidas de la segunda posición en cuanto a marcas relevantes, algo que ha provocado que, nuevamente, la cúpula directiva de la compañía se haya tenido que reunir para tratar de definir las estrategias con las que encarar esta nueva situación.

En definitiva, adidas nuevamente es protagonista aunque, otra vez, por el tema de los números de la compañía. Un serio problema para una firma que vive por y para el deporte.