adidas avisa: lo peor está por llegar

0
adidas
  • La compañía reconoce no haber tocado fondo y avisa que sus datos económicos en el segundo trimestre del año serán aún peores

Por si no fuera poco la delicada situación por la que atraviesa la multinacional alemana adidas, con una galopante crisis económica generada por la pandemia del Covid-19 a la que se le une como consecuencia de lo anterior una no menos preocupante crisis de reputación de imagen, la propia firma reconoce ahora que aún no ha tocado fondo y que sus cuentas serán aún peores que las presentadas hace apenas unos días cuando en el mes de julio presenten el balance del segundo trimestre del año.

Desplome de ventas

adidas ha advertido a sus inversores que el escenario que se le dibuja en el horizonte no es ni mucho menos alentador. Es más, la marca reconoce que si los datos presentados hace tan solo unos días de manera oficial relativos a las cuentas que la compañía ha obtenido durante los tres primeros meses del año, el futuro a corto plazo no es ni mucho menos esperanzador.

Así, la marca de las tres bandas reconoce que sufrirá un golpe aún mucho más duro en las cuentas del segundo trimestre como consecuencia del desplome tanto en ventas como en ganancias que la compañía va a experimentar debido a la crisis del coronavirus.

Negocio parado

Datos para el pesimismo no le faltan a la compañía. La propia marca informa que más del 60% de su negocio está actualmente paralizado y más del 70% de sus tiendas en todo el mundo está cerradas. Con estos datos, todo el peso de la venta en la marca recae en su negocio online, un área que a pesar de estar creciendo rápidamente y de manera exponencial, no es suficiente para hacer frente a las pérdidas. Las ventas hace tan solo un año a través del comercio electrónico alcanzaban un preocupante 13% lo que venía a demostrar la falta de fortaleza de adidas en este área.

A esto se une un cliente mucho más moderado en lo referente al gasto. Así, aunque las tiendas de la marca en China van retomando su actividad, las mismas se enfrentan ahora a un cliente más comedido en el gasto y mucho más preocupado por el sector de la actividad física y la salud, ramas en las que adidas está intentando fortalecerse.

Las previsiones de adidas para ese segundo semestre parten de una potencial caída en ventas que rondaría el 40% como mínimo y unas ganancias operativas que reflejarían una caída de más de 100 millones de euros, cantidad que habría que sumar a los más de 1.000 millones de euros en pérdidas que ha presentado en el primer trimestre.