adidas alerta: Nike corteja a Murray

0
Campaña de adidas con Andy Murray tras su victoria en Wimbledon en 2013

  • La multinacional norteamericana Nike está cortejando al jugador con una oferta que le convertiría en el tenista británico mejor pagado de la historia
  • La relación contractual de Murray con adidas finaliza el próximo mes de Noviembre

Llevan juntos los últimos cinco años pero, sin embargo, la relación tiene algunas vías de agua que la firma alemana quizás hubiera querido quedar solventadas mucho antes de llegar a este momento. Sobre todo porque el próximo mes de noviembre se pondrá fin al contrato firmado en el año 2009 de cinco años de relación entre la multinacional alemana adidas y el británico Andy Murray. Y eso tiene expectantes y nerviosos a los protagonistas principales dentro de este escenario: adidas y Nike.

Un contrato de cinco años

El mundo del tenis no es un mercado tan rentable para las firmas de ropa deportiva como puede ser el fútbol. La notoriedad mediática y los millones que se mueven dentro de este deporte, aún siendo importantes, no alcanzan los niveles que es capaz de generar el fútbol. Sin embargo, no deja de carecer del suficiente atractivo para estas mismas firmas como para querer luchar por tener bajo su portfolio a los mejores deportistas de la raqueta.

Esto llevó, en el año 2009, a que la multinacional alemana adidas se hiciera con un joven británico llamado a hacer grandes cosas en el mundo del tenis: Andy Murray, uno de los años marcados en rojo en la carrera del tenista, con hasta 6 títulos ATP World Tour que le auparon incluso durante gran parte de la temporada hasta la segunda posición del circuito ATP, para finalizar la temporada en cuarto lugar.

El contrato firmado era de cinco años de duración a razón de 4,5 millones de libras anuales, esto es, unos 22,5 millones de libras en el total, alrededor de 30 millones de euros.

Una relación con altibajos

La apuesta de adidas tardó en llegar. Después de unos años donde sus triunfos le alzaron de manera repetida hasta la cuarta posición, en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 alcanzó el oro para, un año después, vencer en Wimbledon para convertirse en el primer británico que lo hacía después de la última victoria lograda en el año 1936 por Fred Perry. Sin embargo, aquel título, que llenó de orgullo a la multinacional alemana, comenzó a abrir grietas en una relación que se presumía sólida.

adidas lanzó una campaña nada más proclamarse Campeón de Wimbledon donde jugaba, de manera irónica, con la fama que precede al jugador de un deportista sin apenas personalidad. Con una estrategia articulada en torno a esta idea, se lanzó a través de las redes sociales una campaña donde se decía “No está mal para un hombre sin personalidad“. Sin embargo, ni al jugador ni a sus representantes le agradó en exceso la campaña y el tono de la misma, algo que expresaron en sus reuniones posteriores a la marca.

Nike, al acecho

En esta situación enrarecida, se llega a apenas unos meses de la conclusión del contrato que les vincula a ambas partes, que tendrá lugar el próximo mes de noviembre, y con el jugador centrado en su participación en el US Open que comienza hoy.

Y este escenario se enrarece aún más después de filtrarse los cantos de sirena que la gran rival de la marca alemana, Nike, está haciendo llegar al jugador y a su representante con una oferta mareante que convertirían a Murray en el tenista británico mejor pagado de toda la historia: 50 millones de libras, por cuatro o cinco años de duración, esto es, casi 63 millones de euros.

En adidas no ha gustado que jugador y representantes estén abiertos a posibles ofertas, sobre todo, si provienen de su gran rival. Pero saben que deberán afinar y mucho para tratar de convencer a Murray para que se quede en la marca. Sobre todo, tras su victoria en Wimbledon el año pasado. El lema de la campaña de adidas, “No está mal para un hombre sin personalidad” parece volvérsele ahora en contra viendo como el británico ha sacado toda esa personalidad para sentarse a negociar de manera exigente ante la marca.