A vueltas con el nombre del estadio de Osasuna

0

Bajan revueltas las aguas en el Osasuna de Pamplona y todo a consecuencia de la decisión de su nuevo presidente, Miguel Archanco, de eliminar de un plumazo el actual nombre del recinto pamplonés, el conocido como “Reino de Navarra”, para volver a sus orígenes y retomar el de “El Sadar”.

Pero lejos de lo que pueda parecer un ataque de romanticismo, una vuelta a los orígenes, la decisión deriva de una postura más terrenal, más vanal. La postura, inamobible, del nuevo dirigente navarro de devolver el nombre original al estadio se basa en la decisión del Gobierno Foral de Navarra de retirar la subvención que concedía al club pamplonica de aproximadamente millon y medio de euros anuales, que le daban derecho a nombrar al estadio en el que disputa los encuentros el Osasuna con el nombre de “Reino de Navarra”. La decisión de retirar dicha ayuda radica en la complicada situación económica en la que se encuentra la economía española.

Ahora, en un ataque que muchos califican como “pueril”, Archanco ha afirmado que el nombre del estadio del Osasuna volverá a ser el de “El Sadar”, en tanto en cuanto dure la postura de la administración autonómica de no conceder la ayuda dada hasta ahora al club navarro. Preguntado sobre si, en el caso de que volviera la ayuda, volvería a cambiar el nombre, resolvió con ambiguas respuestas, que dan a entender una cosa clara: en caso de subvención pública, el Osasuna tendrá un estadio con un nombre, que cambiará si no la hay. Cosas de dirigentes. Mientras, la afición sigue sin dar crédito a este espectáculo.