A subasta las zapatillas “olímpicas” de Michael Jordan

0
Michel Jordan en la final de los JJOO Los Angeles 84

  • Las zapatillas son las que utilizó el jugador en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984
  • Son las últimas Converse que lució el jugador antes de firmar un multimillonario contrato con la marca Nike

El asunto de la subasta de artículos que en su día pertenecieron a las grandes estrellas del mundo del deporte es un tema que, lejos de irse apagando, va in crescendo hasta el punto que muchos anhelan estar en posesión de cualquier tipo de prenda que haya pertenecido o haya sido usada por la estrella del momento para poder sacar un importante rédito comercial con su venta en posteriores subastas.

Tal es así el auge de las mismas, que éstas, que en un principio quedaban relegadas a acciones aisladas y propias de los afortunados poseedores de ese material, facilitado por la aparición de los sitios de subastas online a través de la red, ahora se ha convertido en un importante reclamo para las casas de subastas, que han visto en este tipo de artículos una nueva ventana para continuar engrandeciendo su negocio.

Las últimas zapatillas Converse que utilizó Michael Jordan

Cualquier coleccionista de este tipo de artículos habrá encontrado ya suficientes alicientes para autoconvencerse que el mismo es un recuerdo único. Y es que, las zapatillas en sí reúnen los suficientes alicientes como para hacer las delicias de cualquier amante de estos productos.

Las zapatillas en cuestión son las que utilizó el gran Michael Jordan (un reclamo persistente a la hora de subastar un producto) durante los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984, cuando comandaba la selección olímpica estadounidense que se alzó con la medalla de oro, en la que no podían formar parte jugadores profesionales de la NBA, y en la que estaban jugadores amateurs comoPatrick Ewing, Chris Mullin o Sam Perkins.

Si ello no fuera suficiente aliciente, se pueden encontrar otras importantes excusas, como que estas zapatillas son las últimas de la marca Converse que luciría el gran Michael Jordan antes de firmar su primer contrato como profesional con la firma norteamericana Nike, un acuerdo que se prolongaba durante 5 años y 7 millones de dólares. Desde entonces, han sido lanzadas al mercado hasta 29 modelos diferentes de Air Jordan, gracias a las cuales, el ex jugador se embolsa alrededor de 100 millones de dólares procedentes de Nike.

Camisetas, chicles, balones… ¡todo vale!

No hay un patrón que responda a los productos que pueden ser objeto de subastas y que sirvan de especial reclamo para los coleccionistas de este tipo de prendas. Así, nos hemos encontrado, tanto en la red como en casas oficiales, subastas de todo tipo de prendas y artículos que en su día pertenecieron a la estrella del deporte del momento.

En Marketing Deportivo MD hemos informado de cómo subastaron el último contrato que firmó Michael Jordan con los Chicago Bulls, a un precio de salida de 28.000 dólares; siguiendo con el universo NBA, también vimos como dos réplicas del anillo de campeón de la NBA del año 2000 de Kobe Bryant alcanzaban los 282.000 dólares o cómo las famosas zapatillas de Michael Jordan con las que jugó el no menos famoso Flu Game también se pusieron en venta.

Pero no el tema de las subastas no es coto restringido para el deporte del baloncesto. Hay una variedad de especialidades a la hora de poner en venta éste o aquél determinado artículo. Todo vale. Así, dentro del mundo del golf, se ha llegado a subastar desde la chaqueta verde del primer vencedor del mítico torneo del Master de Augusta, subasta que alcanzó la cifra de los 700.000 dólares, hasta más recientemente la pelota de golf del último golpe con la que Rory McIlroy se hacía con la última edición del Open Británico de Golf tras lanzarla al público y que ascendió a 50.000 dólares.

El fútbol también tiene un apartado especial. Dentro de esta especialidad, se ha pasado desde el balón con el que el británico David Beckham falló el penalti en los
cuartos de final de la Eurocopa 2004 que enfrentaba a Inglaterra y Portugal y
que supuso la eliminación de los ingleses, que alcanzó casi los 30.000 euros, a más recientemente la subasta de la camiseta que el colombiano Zuñiga lució en el pasado Mundial de Brasil 2014 cuando lesionó a Neymar o, meses antes, hasta el último chicle que masticó durante un encuentro oficial el mítico Sir Alex Ferguson en el banquillo del United.