4 ciudades USA pelean por ser la candidata de los JJOO 2024

0
  • El interés por ser la sede candidata que presenten los Estados Unidos ante el Comité Olímpico para los Juegos del año 2024 se dispara
  • Hasta cuatro ciudades estadounidenses aspiran a ser elegidas por el Comité Olímpico Estadounidense, el USOC, en su próxima reunión

Las ciudades de Boston, Los Ángeles, San Francisco y Washington se han postulado ante el Comité Olímpico Estadounidense, el USOC, como aspirantes para ser designadas, a su vez, la ciudad que presente el citado Comité ante el COI, el Comité Olímpico Internacional, como propuesta de los Estados Unidos para albergar los Juegos Olímpicos del año 2024, una carrera que no ha hecho más que comenzar.

La cifra mágica: cinco mil millones de dólares

Y si bien cada candidatura presenta sus especiales connotaciones y particularidades, todas parecen presentar un punto en común: su presupuesto. Así, el mismo tiene como cuota máxima en todas la cifra de cinco mil millones de dólares, un techo de gasto que se han fijado todas y cada una de las citadas aspirantes con el objeto de fijar la austeridad como uno de los puntos fuertes de sus respectivas candidaturas.

A partir de ahora, el balón queda en el tejado del USOC, que en menos de dos meses deberá decidir el nombre de la ciudad con la que luchará Estados Unidos para conseguir que los Juegos Olímpicos del año 2024 vuelvan a suelo norteamericano.

Sin apoyo económico estatal

El techo de gasto fijado es un asunto crucial. Y no sólo para dar y transmitir una visión de austeridad de las candidaturas en cuestión sino por un propio sentido de supervivencia y viabilidad de las mismas: en los Estados Unidos, a diferencia de la mayoría de los países, el gobierno no ayuda a financiar los Juegos Olímpicos, por lo que todo ese dinero debe proceder de inversores privados.

Así, aunque ninguna de esas candidaturas está detallando con minuciosidad sus respectivos proyectos, sí que se ha podido saber que los mismos oscilan entre los 4 mil y los 5 mil millones de dólares, una cifra que con casi toda seguridad se incrementaría con posterioridad en caso de ser elegida. Sochi se disparó hasta los 50 mil millones de dólares y los Juegos de Pekín del año 2008 alcanzaron la cifra de 40 mil millones, lo que ha provocado que para los Juegos Olímpicos de Invierno del año 2022 tan sólo se hayan presentado hasta el momento dos candidaturas:  China y Kazajstán.

Mucho trabajo por delante

Las ciudades aspirantes presentarán sus respectivos proyectos ante el USOC en reunión que tendrá el organismo el próximo 16 de diciembre para, tan sólo un mes después, el mismo tome una decisión. Y sea cual sea ésta, queda mucho recorrido a la ciudad seleccionada.

En el COI celebran el interés del USOC en volver a presentar una candidata como muestra de la vuelta a la normalidad en las relaciones entre ambas entidades, aunque no olvidan el distanciamiento existente entre las mismas hasta hace poco.  Pero, ¿hay posibilidades reales? Sí y no. La mayoría de las opciones se basan en la diplomacia que pueda poner sobre la mesa Estados Unidos para conseguir convencer a muchos votantes dentro del COI. A esto se le suma que Estados Unidos lleva 18 años sin albergar unos Juegos Olímpicos de verano y 12 años los de invierno, lo que es paradójico cuando el país es el más galardonado de los Juegos de la historia. El gran interés que despertaría en patrocinadores USA también es un aspecto que tienen muy en cuenta en el COI (la NBC paga más de 7.000 millones de dólares por dar los Juegos en América hasta el año 2032, lo que empequeñece cualquier otro acuerdo que se pueda alcanzar y es una de las grandes bazas de los estadounidensese. Pero los aspectos en contra también pesan y mucho.

Los miembros del COI recelan una y otra vez de la arrogancia norteamericana a nivel general. Y a esto, se le suma el hecho de que en el COI valoran la posibilidad de que ese año los Juegos se vayan a África, continente que nunca ha albergado unos Juegos  y que puede provocar revivir una situación parecida a la vivida por Chicago para disputar los Juegos del año 2016, que fueron adjudicados a Río por no haberse organizado nunca en esa zona del planeta. Pero además, las ciudades candidatas presentan importantes puntos de flaqueza: Boston es una ciudad relativamente pequeña como para albergar unos Juegos; Los Angeles ya han tenido uno; San Francisco es basante costoso y caro mientras que Washington es una candidatura potencialmente inferior a rivales como pueden ser París o Roma.

Pese a ello, la suerte está echada. Cuatro ciudades se disputan ser la elegida por los Estados Unidos para presentar candidatura ante el COI. Ha llegado el momento. Es ahora o nunca.