1000 millones a la UEFA para que la UCL sea sólo de pago

1

900 millones de libras, algo más de 1.000 millones de euros, tienen la culpa de que los británicos que quieran ver la UEFA Champions League a partir de la temporada que viene y a partir de la temporada 2015/2016, tengan que pasar por caja.

Movimiento sísmico de incalculables proporciones que puede provocar un tsunami de reacciones en el resto del panorama televisivo del mundo del fútbol en Europa. El gigante del mundo de las telecomunicaciones, BT Sport, ha alcanzado un importantísimo acuerdo con la UEFA en virtud del cual, y a cambio de algo más de 1.000 millones de euros, se ha hecho con los derechos de las dos principales competiciones del máximo organismo del fútbol continental, la UEFA Champions League y la Europa League, durante tres años.

Con ello, BT Sport asesta un duro golpe a sus grandes rivales, Sky e ITV, pero además, rompe con el status quo existente en el panorama televisivo de las islas en lo referente a dichas competiciones. Hasta ahora, imperaba un sistema mixto en lo referente a las retransmisiones de la máxima competición de fútbol a nivel europeo: una parte de los partidos los emitía en abierto ITV mientras que el resto, la mayoría, eran de pagos y los aficionados británicos podían seguirlo a través de sus correspondientes abonos en Sky. Ambas compañías, ITV y Sky son las poseedoras de dichos derechos hasta la conclusión de la temporada 2014/2015 y también asistían a la puja por los derechos del nuevo trienio.

Sin embargo, el cambio de estrategia que BT Sport, empresa centralizada hasta ahora mayoritariamente en el mundo de las telecomunicaciones, ha puesto en marcha en los últimos meses/años, con la puja por hacerse con los derechos de importantes eventos a nivel deportivo, ha supuesto que la compañía pusiera encima de la mesa de la UEFA una cifra irrechazable para la misma y que sabía que sería inalcanzable para su competidoras. De tal modo que, con esta adjudicación, por primera vez en la historia del Reino Unido, la Champions League desaparecerá de la televisión terrestre para ser íntegramente televisada a través de plataformas de cable.

Con dicha adquisición, BT Sports apuesta por el servicio de suscripción o de pago que lanzó hace ahora apenas tres meses y por el que ofrece a sus abonados contenidos exclusivos, como son las ligas de fútbol de Italia, Francia o Alemania, rugby o incluso Moto GP a partir del año próximo.

Además, son muchos los expertos que afirman que esta incursión de BT en el mundo de la televisión de pago se debe por la aventura emprendida por operadores de televisión como la propia Sky o Virgin en el mundo de las telecomunicaciones, lanzando servicios de telefonía móvil e internet en sus ofertas que supuestamente le habrían restado cuota de mercado al gigante BT.

Este mismo mes BT deberá abonar a la UEFA ya un depósito de 72 millones euros, mientras que el resto deberá desembolsarlo a partir de julio del año 2015.

Pero además, esta decisión, comunicada oficialmente el sábado, ha supuesto el descalabro de las acciones en el mercado de valores londinenses de las compañías involucradas en la puja. Así, la Bolsa de Londres abrió ayer lunes con una caída de hasta el 8% en el valor de las acciones de BskyB, British Sky Broadcasting, mientras que ITV logró que la merma en las suyas se quedará en un preocupante 3%. Por su parte, BT también vio como los inversores contemplaron preocupados el enorme desembolso al que la compañía se comprometía realizara a favor de la UEFA, recompensando tal dispendio con una bajada en los valores de la firma de hasta un 1%.

Ante el negro panorama que se avecina para los aficionados británicos, que ven como el sistema actual que le permitía seguir en directo y en abierto encuentros de la Champions League se irá al traste, desde la propia BT han asegurado que son conscientes de ello y que garantizan que habrá varios encuentros que serán ofrecidos en abierto, incluída la gran final. Sin embargo, lo que no cuenta BT es la letra pequeña de ese compromiso: estos encuentros en abierto, de los cuáles no ha especificado aún el número, sólo estarán disponibles en dicha modalidad, en abierto, para los abonados de su servicio de banda ancha.

Se pone así un punto de inflexión importante en el panorama televisivo europeo en cuanto al reparto de los derechos televisivos se refiere y a la emisión en abierto de los partidos de la Champions, en un claro aviso para los aficionados de otros países de lo que se puede convertir en tendencia de cumplir el ejemplo instaurado por BT en el Reino Unido. A partir de 2015, nos aventuramos a un escenario con la desaparición del fútbol en abierto en los encuentros de la Champions League.

El grupo de
telecomunicaciones transforma el mercado británico de televisión al
batir a Sky e ITV en la puja por emitir los partidos de la competición
futbolística durante tres temporadas a partir de 2015/2016.

BT
paga mil millones a la UEFA por los derechos de la Champions League en
Reino Unido,Empresas de Telecomunicaciones, medios y tecnología.
Expansión.com

El grupo de
telecomunicaciones transforma el mercado británico de televisión al
batir a Sky e ITV en la puja por emitir los partidos de la competición
futbolística durante tres temporadas a partir de 2015/2016.

BT
paga mil millones a la UEFA por los derechos de la Champions League en
Reino Unido,Empresas de Telecomunicaciones, medios y tecnología.
Expansión.com

El grupo de
telecomunicaciones transforma el mercado británico de televisión al
batir a Sky e ITV en la puja por emitir los partidos de la competición
futbolística durante tres temporadas a partir de 2015/2016.

BT
paga mil millones a la UEFA por los derechos de la Champions League en
Reino Unido,Empresas de Telecomunicaciones, medios y tecnología.
Expansión.com