10 cosas que no sabes de la marca alemana adidas

0

  • La marca, una de las más conocidas de todo el mundo, ha cumplido recientemente 65 años de historia
  • Extraemos diez curiosidades de su portentosa historia que probablemente desconozcas

Con 65 años de historia recién cumplidos, la multinacional alemana adidas es una de las firmas, junto con Nike, que rigen con mano dura e inflexible el sector del marketing deportivo, un sector que dominan desde hace años en un mano a mano objeto de estudio en las principales universidades especializadas en marketing dentro del deporte.

Hoy como decimos, más de seis décadas después de que Adolf Dassler decidiera fundar su compañía, las tres tiras de la marca son archiconocidas en todo el mundo. Pero existen algunos aspectos en la historia que a buen seguro la mayor parte de aficionados a este mundo del marketing y los negocios en el deporte no conocen dentro de la firma germana, unas curiosidades de las que exponemos a continuación las 10 más relevantes.

1.- adidas no siempre se llamó así

Hoy son pocos, amantes y no amantes del deporte, los que no conocen a adidas y su nombre. Si restringimos el análisis a aquellos apasionados del marketing deportivo, la gran mayoría también conocerá que su fundador fue uno de los hermanos Dassler, Adolf Dassler. Lo que muy pocos probablemente sepan es que adidas no siempre se llamó así.

La idea original de Adolf fue llamar a la pequeña compañía recién creada con un nombre algo más complicado de pronunciar: Gebrüder Dassler Schuhfabrik, una marca que a buen seguro no hubiera tenido el calado en el mercado que consiguió con el tiempo adidas. Al menos en lo que a nombre se refiere.

2.- Las tres tiras no fueron, inicialmente, su logotipo

Uno de sus elementos diferenciadores y más conocidos a nivel mundial de la marca no son otros que sus conocidísimas tres tiras. Pero inicialmente éstas no fueron su logotipo. Es más, su función era puramente funcional. Comenzaron a aparecer en las zapatillas para dar estabilidad al atleta al caminar colocándolas en el lateral de las mismas.

Con el paso del tiempo, ese pequeño elemento se acabó convirtiendo en uno de los logotipos más conocidos universalmente.

3.- Sus primeras zapatillas no fueron de fútbol

Hoy en día el fútbol lo abarca todo. Y sería prácticamente inconcebible en la actualidad la existencia de uno sin el otro y viceversa, dado el cariz que están cogiendo las firmas y marcas comerciales dentro del mundo del deporte. Pero por muy paradójico que pueda parecer ahora, las primeras zapatillas que concibió Adolf Dassler no estaban diseñadas para el deporte de la pelota sino para otro mucho menos mediático: el atletismo.

La celebración de los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín fueron motivo más que suficiente como para que los Dassler, por entonces unidos, se centraran en lanzar zapatillas para los atletas que estuvieran presentes en aquellos Juegos. Posteriormente, al separarse, el objetivo del atletismo continuó muy presente tanto en adidas como en la firma de su hermano rival, Puma.

4.- Tiene tres logotipos, cada uno con su significado

En el año 1967, Dassler concibe que las tradicionales tres tiras se conviertan, finalmente, en su logotipo. Sin embargo, cuatro años después, con aquel logotipo plenamente implantado en el mercado, el fundador de adidas ve necesario dar una vuelta de tuerca al concepto creando otro logotipo en el que estuvieran integradas esas tres líneas pero que además representara mejor el caracter multidisciplinar de la compañía dentro del mundo del deporte. Había nacido el famoso logotipo del trébol.

Durante casi 26 años la firma utiliza ese logo hasta que en 1997 se propone dar un lavado de imagen a la icónica marca. Nace el triángulo de tres tiras de adidas, que representa el esfuerzo a realizar en el deporte como si de una colina se tratase. El presente logo desplaza al trébol a la marca de prendas clásicas de adidas, adidas Originals. Posteriormente se rescata el olvidado logo de las tres tiras. Tanto el primero como el último se alternan para identificar a la marca en la actualidad, con el trébol destinado al sector antes indicado.

5.- Su fundador apenas sabía de calzado

Adi Dassler apenas sabía de calzado cuando fundó la marca. Aunque su padre había sido zapatero, los designios de Adi se orientaron hacia el oficio de panadero, un oficio que poco después abandonaría para tratar de seguir los pasos de su padre pero de una manera autónoma y sin el acompañamiento de su hermano, Rudolf, encargado de fundar Puma.

6.- Al primer atleta que equiparon fue al mítico Jesse Owens

Adolf Dassler siempre estuvo identificado con la causa nazi. Sin embargo, antes de que ambos hermanos se separaran, decidieron acceder de manera conjunta con sus productos a los Juegos Olímpicos de Berlín del año 1936, conocedores del enorme escaparate que supondría para sus zapatillas dicha cita.

Adolf ponía el diseño y Rudolf las relaciones sociales. Y sobre todo, a pesar de su ideología, lo que querían era ver triunfar sus productos. Por eso ofrecieron una de las primeras zapatillas de la historia de ambos hermanos a Jesse Owens, atleta de color con el que acudían los Estados Unidos y que dio toda una soberana lección a Adolf Hitler mientras ambos hermanos se felicitaban por ello. Adolf aprendió que los negocios eran una cosa y sus ideales otra.

7.- Su tercer logotipo lo diseño un ex de Nike

El logotipo del año 1997 fue obra y gracia de Peter Moore, un ejecutivo que pasará a la historia del mundo del marketing deportivo no sólo por este logotipo, mundialmente reconocido en la actualidad, sino además porque fue el encargado de diseñar las Air Jordan 1 durante su etapa en Nike.

Moore abandonó Nike para incorporarse a la marca alemana y fue uno de los encargados de convencer a los responsables de la firma de la necesidad de rediseñar su logotipo para adaptarlo a los nuevos tiempos.

8.- Estuvo cerca de la quiebra en la década de los 90

Los que habitualmente sigáis Marketing Deportivo MD estaréis al tanto de las dificultades que está pasando adidas en la actualidad en lo que a cuentas se refiere, con unos números que están obligando a la compañía a reajustar una y otra vez sus previsiones de ventas de cara al futuro.

Sin embargo, no es de las peores situaciones que atraviesa la compañía en cuanto a viabilidad económica de la misma se refiere. Allá por la década de los 90, una serie de decisiones estratégicas erróneas llevaron a la marca al borde del precipicio. Incluso la propia compañía reconoce que estuvo a punto de declararse en quiebra.

9.- Russell Simmons compuso My adidas “colocado”

Las compañías de ropa deportiva pronto comenzaron a ver la necesidad de expandir sus negocios mucho más allá de la mera esfera deportiva. Y ya a finales de los 80 firmas como adidas, Nike o Reebok comenzaban a adentrarse en la búsqueda de embajadores dentro del mundo de la música, sobre todo del rap.

Un día, Russell Simmons invitó a dos ejecutivos de adidas a uno de los shows del grupo del momento, Run DMC, un trío de raperos en el que actuaba el hermano de Simmons. Los Run DMC tenían entre sus temas una composición llamada My adidas. En uno de los momentos claves de su actuación, mientras cantaban la canción, uno de los componentes que estaban sobre el escenario gritó “Sacudid vuestras adidas” y miles de pares de zapatillas de adidas fueron lanzadas al aire por un público entregado en el Madison Square Garden. Al ver aquello, los ejecutivos sacaron un cheque en blanco de la cartera y se lo ofrecieron a Simmons para que Run DMC ejerciera de embajador de la compañía a partir de entonces. Fue el primer grupo de rap en firmar con una marca de ropa deportiva. A cambio, adidas pagó un millón de dólares.

Lo que poca gente sabe es que, según ha reconocido el propio Simmons, la inspiración para componer My adidas le llegó después de estar fumando polvo de ángel, una droga sintética alucinógena. Aquella canción y aquella actuación le abrieron las puertas de la marca adidas.

10.- Las chanclas versión “adilette”, un invento de adidas

Aunque no se puede decir que las chanclas sean un invento de adidas, sí que podríamos decir que su utilización en el terreno deportivo sí que recibió un verdadero impulso con las adilette de adidas, unas chanclas de franja ancha donde se estampaban las tres tiras de adidas y que la marca diseñó para que los futbolistas alemanes no cogieran infecciones en las duchas debido a la suciedad.

Esa versión especial de las chanclas que hizo adidas tuvo tal éxito que fue enormemente imitada y copiada en su diseño, sin ningún tipo de decoro ni reparo por parte de otras firmas rivales.