10 años después, Michael Jordan arrasa con sus zapatillas

0

1984. Un joven Michel Jordan firma su primer contrato comercial con la multinacional norteamericana Nike, un contrato que le viene a reportar algo más de 450.000 dólares al año. Han pasado treinta años desde entonces y el joven jugador que firmaba contratos de menos de medio millón de dólares al año con Nike es hoy una de las principales bazas comerciales de la firma, con marca propia y capaz de superar en ventas, diez años después de su retirada, a las tres grandes estrellas dentro del baloncesto NBA que dominan la venta de zapatillas.

El éxito del Michael Jordan jugador va camino de quedarse en poco menos que insignificante si lo comparamos con el éxito comercial del que fue faro y guía de aquellos míticos Chicago Bulls. 30 años después de la firma de aquel contrato, Michael Jordan tiene una marca propia, Jordan, subsidiaria de la matriz de Oregon, Nike, y que tiene el privilegio de ser una de las firmas más rentables de la compañía del swoosh. Así, el último informe de SportOneSource determina que Jordan acapara hastsa el 50% de las ventas de zapatillas dentro de un mercado que mueve más de 4.400 millones de dólares al año.

Ello implica, en números, que la marca del ex de los Bulls ingresó en el año 2013 algo más de 2.250 millones de dólares, lo que supera con crece la suma de los tres grandes embajadores de Nike dentro de este sector, a la postre los jugadores que dominan el mercado de la venta de zapatillas. A saber: LeBron James, con 300 millones de dólares; Kevin Durant, con 175 millones de dólares; y por último, Kobe Bryant, que a duras penas rebasa los 50 millones de dólares. En total, unos 525 millones de dólares de tres grandes cracks en activos que apenas inquietan a los 2.250 millones de dólares que factura e ingresa la marca Jordan, lo que puede dar una idea de la enorme magnitud del legado de Air Jordan.

Son muchos los que la identifican como una de las claves del éxito de la marca el asociarse a jóvenes jugadores, con mimbres para ser las estrellas del mañana, que a la postre reportarán a la firma sustanciosos beneficios procedentes de las ventas de sus zapatillas. De ahí salieron los Chris Paul, Carmelo Anthony o Blake Griffin, tres estrellas por las que Jordan apostó desde un principio tras su llegada al baloncesto profesional, tal y como ahora lo hace con otros jovencísimos novatos.

Jordan tiene un 34% de cuota de mercado de las zapatillas mientras
Adidas se queda con apenas un 5%, Reebok un 1,5% y Under Armour apenas
un 0,6%. Entre Nike y su filial Jordan abarcan hasta el 92% del mercado.

Con 51 años recién cumplidos, Jordan es capaz aún de ingresar más de 80 millones de dólares al año, una cifra que ya quisieran para sí muchos jugadores aún en activos procedentes de la venta de sus derechos comerciales.

Gracias a todo ello, el patrimonio neto de Jordan se estima en más de
650 millones de dólares, todo un ejemplo de buena gestión y explotación
de una marca aún retirado de la primera plana deportiva, para todos los
deportistas actuales para tratar de evitar caer en la bancarrota.